viernes, 29 de junio de 2007

Qué es la pasión?

Muchas veces hemos charlado y discutido con mis amigos españoles y extranjeros sobre que es la pasión por nuestra tierra. Siempre salen los mismos temas, que si la bandera, que si la patria, que si la nación, todos elementos importantes pero no fundamentales, porque la verdadera pasión y cariño está dentro nuestro y somos nosotros, y solo nosotros quienes los gobernamos; quienes definimos los límites y medimos los alcances de elementos tan discutibles. Casi siempre, los temas de nacionalidad y amor a un país son poco pragmáticos. Hablamos, hablamos y no decimos nada. Tratamos de explicarlo con fórmulas convenientes a cada uno, según vivencias, educación y otras yerbas. Pero hoy tengo la prueba de que la pasión puede ser pragmática, y aunque despotriquemos por lo supuestamente banal que es el fútbol, la pasión por nuestra selección argentina no tiene límite. Por supuesto que racionalmente todos sabemos que el equipo nacional no es el país, que es solo deporte, solo negocio, que hay cosas mas importantes, y muchísimos etcéteras mas. Pero cuando sale la “albiceleste” a la cancha y suena el himno nacional, nos vamos poniendo nerviosos, nos abrazamos a la bandera o banderín, nos quitamos las arrugas de la camiseta con las manos (guardada en el armario y arrugada, después de alguna decepción) como tratando de sacarnos la “mala onda”, hacemos el último pis y deseamos con todas nuestra fuerzas dejar bien alto nuestro nombre, por lo menos en fútbol, ya que el orgullo nacional en las regiones latinoamericanas no deja tantas posibilidades. Y la pasión avanza, se come todo, y es pragmática e irracional, y sino que alguien me lo discuta y me explique porque ayer me levante a mitad de la madrugada (2:45 horas, 6 más que en Venezuela) a escuchar por internet a la Argentina, para después acostarme de nuevo, dormir dos horas e irme a trabajar. Eso sí, ojeras tengo pero la sonrisa no me la quita nadie. Esto es pasión.

2 comentarios:

NACHO dijo...

Pufff Gustavo... Qué ganas! Yo creo recordar haber hecho algo similar pero no por fútbol (Sí por ver un partido de la NBA).

Pero tienes toda la razón, y es que el fútbol, por encima de todo lo demás, se he convertido en la religión moderna por antonomasia, esa que nos une a todos bajo unos colores, todo pasión y fuerza, dejando de lado diferencias ideológicas y sociales.

La pasión por una bandera... Depende. Si llevas mucho tiempo viviendo en Madrid quizá estés enterado de la polémica que hay con el uso partidista de la bandera española. El Partido Popular la usa en sus manifestaciones para ATACAR al Gobierno, para enfrentar a unos con otros, para otorgarse a sí mismos la defensa de una patria que sólo ellos ven en peligro, y eso hace que algunos como yo la estén cogiendo algo de "tirria" (manía).

Cuando he vivido fuera de España, es diferente, porque la bandera me acercaba a España, me hacía sentirme más próximo.

Aquí, de momento, me quedo con la bandera republicana.

Saludos y ánimo con el blog. Por cierto, también te he añadido en mi blog y dejaré mis comentarios aquí a partir de ahora (mejor que en el de La Comunidad, ¿no?)

Un abrazo.


Te

Sexo Romantico dijo...

Se tiene mucha pasion cuando se hace Sexo Romantico