viernes, 13 de julio de 2007

Te voy a comprar la luna, bebé!

“Hoy amor voy a comprarte la luna” o “te quiero hasta la luna”, son dos expresiones un poquitín cursis pero dichas con amor, pues ahora parece que pueden ser ciertas o eso es lo que nos quieren hacer creer. El otro día estaba mirando la tele sin pretensiones de culturizarme hasta que me encuentro con un documental sobre una agencia inmobiliaria que vende terrenos en la luna. Al principio pensé que se trataba del nombre de una urbanización (country para mis argentinos), pero no. Realmente se referían a la luna, luna. La curiosidad me atrapó y comencé a documentarme un poco (léase Google) y existen muchísimas agencias que venden terrenos. Por lo que sé, la visita a la parcela para ver la futura compra, aún es muy cara y hay que conformarse mirando unos mapitas satelitales donde delimitan lo que supuestamente quieres comprar con líneas de puntos (no creo que sean cercos o ligustrinas) y un titulo de propiedad (firmado por terrícolas). Para que se hagan una idea, el acre de tierra en el “Mar frío” (nombre simpático si se tiene en cuenta que no hay agua y nadie se despelotó para saber si hace frío) a un precio de “solo 19,95 dólares el acre”, caro no es pero cerca tampoco. Alguna empresa sueña (y delira) con que en 2015 se pueda habitar permanentemente la luna, pero si todavía no se inventaron los cochecitos voladores que nos prometieron que iban a surcar el cielo en el año 2000!. Sobre la mudanza no dice nada.
A continuación un texto sin desperdicio de “The lunar registry”:

“Para comprar propiedad en la luna, confíe en The Lunar Registry (El Registro Lunar), que es la división de ventas autorizada de Lunar Republic International Inc., la mayor defensora mundial de la exploración, desarrollo y asentamiento lunar. Solamente The Lunar Registry y otros miembros asociados autorizados de Lunar Republic International ofrecen al público la posibilidad de comprar propiedades en la superficie de la luna para dar apoyo a los programas de exploración lunar.

Lunar Republic International dona lo recaudado de la venta de cada concesión de tierra en la Luna a entidades públicas y privadas que comparten nuestros objetivos de que los humanos vuelvan a la Luna. Cada compra ayuda también a pagar becas universitarias, que están disponibles cada año para los miembros de la Lunar Republic Society y sus familias, materiales educativos y esfuerzos en defensa de la Luna.”

Lo recaudado para entidades públicas y privadas, becas para hijos de incautos y materiales educativos (bola luminosa tipo globo terráqueo, por lo menos)!!!.

La verdad es que la venta es bastante dura pero incautos hay en todos sitios (inclusive famosos que no saben en que gastar el dinero) pero esta agencia también compite con otras. La empresa avisa que hay que tener cuidado con otras ventas por Internet, ya que existen fraudes, ja, ja y ja, (perdón por la risa). No entiendo nada. Quién carajo les dio la llave de los terrenos para poder venderlos?, pero la luna no es de todos?, ja, ja y ja (esta risa ya no es mía es de EEUU). Está claro que aunque sea de todos pasa como en el lejano oeste de “Leyendas de pasión”, todos corriendo como locos para clavar la banderita y quedarnos con la tierra. En este mundo hay gente para todo y ya que está lleno de vivarachos, piolas y listos, a partir de hoy comienzo a vender la galaxia lejana Andrómeda (próximamente bien comunicada) a un precio de 3 x 2, con la compra de tres estrellas pagan dos y se llevan una banderita autografiada por Spielbeg (que E.T. no sabe escribir y solo dice “teléeeefono”).

1 comentario:

Jose Cebrian dijo...

Por desgracia la codicia humana no tiene límite, si tampoco respetamos la Luna no sé a donde llegaremos...