jueves, 23 de agosto de 2007

La pena de muerte es salvaje (en Japón también)

La pena de muerte siempre es salvaje, cruel e injusta. Sea donde sea. Ayer nos enterábamos de la ejecución del condenado número 400 en Texas desde 1982 cuando se volvió a implementar este castigo final. Y ahora que se celebrarán los juegos olímpicos en China, también miramos, aparte de los atropellos a los derechos humanos, a que es el país que mas ejecuta reos en el mundo. En algunos países musulmanes, la práctica también es habitual. Pero no estamos tan habituados a escuchar sentencias en Japón, ayer fueron 3 presos ahorcados y parece que le damos menos importancia o menos trascendencia, un país tan desarrollado y tan pacífico (por lo menos en la actualidad) ya ejecutó 10 personas en lo que va de año. Y con bastantes agravantes. Aparte de nunca informar los datos de los ejecutados –ocultar nombres siempre es inquietante- no se les informa a los condenados cuando van a ser ejecutados y mientras esperan en el corredor de la muerte (hay alrededor de cien), un día se levantan y son conducidos a la horca. Hubo un tiempo de moratoria en el país nipón, cuando el anterior ministro de justicia, Seiken Sugiura, de creencias budistas, no firmaba sentencias de muerte. Pero este buen tiempo terminó. La pena de muerte es una aberración de la justicia y está basada en la ley del Talión (ojo por ojo). Es salvaje -se utilice el método que se utilice- y tiene la misma importancia negativa si se produce en Afganistán, EE.UU., China o Japón. Resaltando, para terminar, que en estos casos, el pueblo, mediante votaciones o plebiscitos, NO tiene derecho a decidir sobre la vida de otros.

10 comentarios:

Alberto dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, y tienes razón en lo de Japón, y más teniendo en cuenta que es el país con los indices de delincuencia más bajos, pero sorprende recordar - porque a veces lo olvidamos - que allí también existe la pena de muerte aunque sea uno de los países con la democracía más asentada del mundo.

uberum dijo...

no sabia que Japon tambien estaba en el club, nunca me lo habria imaginado

dunna dijo...

Ojo por ojo, y todos terminarémos ciegos.

Santi · Silvia & Compañía dijo...

Gracias por tus visitas, de momento ya te he añadido en recomendados, últimos lugares y Comunidad Feevy. Me ha gustado mucho tu blog.

Tan pronto pueda y te conozca un poco mas te comento.

Nos leemos y gracias.

PD espero que te guste el botón.

Doña Paranoica dijo...

Aissssss, el tema de la pena de muerte me parece de lo más peliagudo, pero vamos, estoy de acuerdo en que es un práctica de lo más salvaje, nadie debería tener un poder tan grande para quitar la vida a una persona

muchachadeojostristes dijo...

Japón, pionera en nuevas tecnologías, pero se ve que también en grandes atrocidades

Jose Cebrian dijo...

Me has dejado con la boca abierta, ciertamente desconocía este hecho en Japón.
Debe ser que no somos tan desarrollados ni tan pacíficos

Roberto dijo...

Ya tenía constancia de la vigencia de la pena de muerte en Japón, y también de la cruel aplicación con la que la llevan a término: la horca y sin previo aviso al reo de muerte. Y hace escasos veinte minutos que leía la noticia de esta triple ejecución a la que hace referencia tu post en un Diario local.
La verdad es que es terrible que en países que se suponen plenamente desarrollados, democráticos y en los que impera el Estado de Derecho, siga vigente esta lacra que es la pena de muerte. Por mucho que todos los argumentos racionales apuntan a la ineficacia de la pena de muerte en lo que a la prevención general del delito se refiere, por mucho que hayan surgido estudios que demuestran que, lejos de disuadir a los potenciales delincuentes, actúa como factor criminógeno, por muchas razones que se den, aún hay quien hace la vista gorda de las mismas y sigue aplicándola en sociedades desarrolladas y en pleno siglo XXI, es una verdadera vergüenza.

Saludos.

PD: Enlazo tu blog desde el mío.

Don't worry, be happy dijo...

No tenía ni idea de que ocurriera esto en Japón, ni me lo hubiera imaginado.

Adolfo Calatayu dijo...

Sí,por supuesto que la pena de muerte es un horror y uno,desde el pensamiento,lo condena absolutamente, sin embargo nuestro "juicio" sería el mismo si un ser amado fuera víctima de un violador,un chorro,un imbécil en pedo y al volante? Creo que no,a pesar de ello considero que no podemos superar nuestra barbarie,en este caso en particular,sobre nuestra idea de justicia.