lunes, 27 de agosto de 2007

Nuestro poder mental. Tú puedes hacerlo!

En este fin de semana he descubierto la verdad y he visto la luz. No exagero nada y paso a explicar. Hace muchos años Uri Geller doblaba cucharas en las casas con su mente desde la televisión, y puedo asegurar que su poder no es único. Aparte de darle toda la credibilidad que se merece, todos podemos hacerlo. Todos tenemos la fuerza mental para que al unísono logremos objetivos. Nuestras mentes consensuadas, asociadas y proyectadas pueden producir efectos deseados. Ya pensarán que alguien bastante racional como yo estoy delirando, pues no.
Ayer domingo por la tarde, he corroborado mi teoría de la fuerza mental, cuando millones de españoles (me voy a incluir por un ratito) deseamos y logramos, que al cabrón de Hamilton se le estallara un neumático y Alonso le recortara dos puntos por el campeonato.
Seguro que mientras van leyendo este post, haya gente que piense que ellos no fueron, que la Fórmula uno no les interesa y cosas por el estilo. Sepan que aunque no se den cuenta sus energías y fuerzas se unieron a las nuestras y que todos juntos lo logramos. Felicitaciones. Somos poderosos. Eso sí, si hacemos fuerza para que en el sorteo de la lotería salga nuestra bolilla, seguro que no ganamos nada de tanto repartir, así que eso déjenmelo a mi.

5 comentarios:

Alejandra dijo...

concentrémonos
(yo quiero mi parte jeje)

Akasha dijo...

que bueno! yo también puse mi granito de arena para lo de Hamilton. Pero no se porqué con la quiniela nunca me sale bien lo de la fuerza mental :P

MonikaMDQ dijo...

Acá había un sr llamado Tu Sam que tambien doblaba las cucharas.
Y bueno yo una vez (una sola) me concentré en ganar la quiniela y no gané nada, al contrario ese mismo día perdí mi billetera ;P O sea, lo que tenga que ver con dinero lo descarté desde ese mismísimo dia.

Eso si, apliqué "el método" en la secundaria. Mientras el profesor/a miraba la lista a ver quien pasaba al frente, si ese dia yo no había estudiado me concentraba con tanto poder mental que no me llamaba!jaja Esto, lo de no estudiar y cortar clavos, me ocurría a veces, pero tengo la suerte que en los 5 años de secuandaria, las veces q me concentré de esa forma siempre me resultó. Casualidad? tal vez...
besos!

El Hermano Montgolfier dijo...

Eso es cierto, pero los ingleses también se concentraron y el niñato tuvo todas las cartas a su favor, ni se salió de la pista (lo más normal), tuvo los boxes cerca, era justo la vuelta que le tocaba parar, no se le rompió nada importante del coche, y así sólo perdió dos puestos... Los ingleses contrarrestaron nuestra concentración.

Don't worry, be happy dijo...

Pues los platos, por más que me concentro, no se friegan solos. :/

Será que el resto de la familia se concentra en que los friegue yo, jaja!

;)