viernes, 17 de agosto de 2007

RELATO BREVÍSIMO: El corrupto bueno

Hoy cumplo un año viviendo en la India y no pienso irme, estoy por el norte, lejos del bullicio en el estado de Uttaranchal, en mi pueblo hay una mayoría de hindúes y yo soy de los pocos que no cree en nada. Hasta hace poco nadie me molestaba ni por mi fe religiosa, o mejor dicho, mi inexistente fe religiosa, ni por mi condición de extranjero, pero desde hace poco todo cambió. Comencemos por el principio, cuando llegué de mi país a la India, no tenía una profesión definida aunque si tenía varias ideas, más ideas que rupias, así que compré una pequeña granja y me convertí en una especie de granjero, tenía mis gallinas, mis cerdos, mi pequeño rosal y una vaca autorizada (en este estado Indio hay que registrar a las vacas por ser sagradas y son inspeccionadas mensualmente). Vendía una vez a la semana mis productos (huevos, leche, rosas y de ves en cuando, un lechón). Pero el mes pasado, todo cambió. Cuando iba con mi carro cargado de productos rumbo a un mercado en un pueblo cercano, en un control de carretera, me para un grupo de personas que parecían soldados, inmediatamente me obligan a bajar y sin mediar palabra me registraron y ya que estaban revolviéndolo todo, me robaron todos mis productos. No conformes con lo poco que tenía, me pidieron más. Ya no me quedaba nada y menos dinero, comencé a ponerme nervioso y a hablarles en español, y al verificar mi extranjería, se les ocurrió la idea de visitar mi granja, la granja del extranjero, para ver si podían rascar algo más. Yo estaba muy nervioso y me había dado cuenta que a los que a mi me parecían soldados, eran de una milicia contraria al gobierno, aunque conocía que había grupos de estos, en la zona nunca me había cruzado con ellos. Yo tenía claro que era un grupo de mercenarios y ladrones, vacíos totalmente de cualquier ideología. ¡Como hubiera preferido que hubieran sido soldados corruptos del gobierno que con 200 rupias te dejaban tranquilo!. No podía hacer nada y decidí llevarlos a la granja, darles los poco que tenía y que me dejaran tranquilo. Y así pasó. Llegaron, robaron, mataron a las gallinas, a mis tres cerdos y a la vaca; subieron todo a mi carro y se lo llevaron todo junto a mi viejo buey. Y eso es todo, no puedo irme de la India, y no solo porque me siga pareciendo maravillosa, en realidad no puedo porque escribo desde la cárcel, no puedo irme. Mi crimen?, matar una vaca. Mi sentencia?, 5 años de prisión.
- Pero si vos no la mataste -, me dijo mi viejo desesperado desde Argentina, en la única llamada que pude hacer en un mes.
- Ya lo se papi – le contesté sollozando – pero es que cuando vinieron a hacerme una inspección a la granja, no encontraron a la vaca, no me creyeron la historia y no tuve ni 200 rupias para sobornarlos.

13 comentarios:

Santi Monse dijo...

En cuanto a la sacralidad de las vacas: Es una muestra más de lo dañina que pueden ser las religiones a veces.. Esta vez no se trata de la intolerancia, sino de un atentado al derecho más importante del ser humano: el derecho a la vida. Es increíble que en un país que tiene 320 millones de indigentes y 200 millones de hambrientos crónicos tenga más importancia la vida de una vaca que la vida de un ser humano.

Carilisve dijo...

Hola!
Esas son las cosas inexplicables que logran las religiones. Las respeto pero no las comparto en lo absoluto.
Al menos, sus excrementos son utilizados como combustible o como una especie de cemento que sirve para tapar huecos en paredes, calles o techos...

Don't worry, be happy dijo...

Sí, yo también las respeto aunque no comparta en absoluto ninguna creencia en concreto. Yo voy por libre. :)
Muy bueno el relato. ;)


Por cierto, Gus, a través tuyo he descubierto un montón de directorios de blogs que desconocía. Acabo de registrarme en algunos. :D

Un beso.

dunna dijo...

Muy buen relato. Ten enlazo!

BLOGus dijo...

Gracias por leer y comentar el relato, sinceramente a veces pienso que pocos leen los cuentos, por ahí piensan que son largos o aburridos... sinceramente trato de escribirlos cortitos y concisos. Gracias chicos!

uberum dijo...

si que se leen si, aunque no siempre se hagan comentarios.

dnnara dijo...

Gus,
Eres un muy buen escritor; hasta llegar aqui a los comentários, mi pregunta para ti era si realmente estabas en la cárcel y encima en India, como tenias un computador para postear????? No te rias!, soy medio despistada,y además es un halago que te hago como escritor; lo que pasa es que me conmovió tu relato y me reviró las tripas la injustícia.
Bueno me alegro que estés bien.
Saludos!
Ps:A mi me encanta la carne roja, principalmente asado de carne de vaca, custión de creencias.

Doña Paranoica dijo...

Me ha encantado tu historia. Gracias por dejar un mensaje en mi página, eso me ha servido para encontrarte. Así que ahora mismo voy a enlazarte.

Un besazo enorme y que sepas que has ganado una lectora

hariel dijo...

Muy buen relato. Y sobre si son largos o no, da igual, el que te vaya a leer lo hará siendo corto o largo.

Muakakiss

1Neurona dijo...

Si te digo que cada vez que iba leyendo el relato pensaba: "pah! pobre Gus! todo eso le pasó!"
Hasta que al final pude ver recién la etiqueta de "ficción"...
Como dicen aquí, es inexplicable que algunas religiones, cuiden más una vaca que la vida del ser humano.
Pero también convengamos, que en culturas, por ejemplo asiáticas, comen cosas que los occidentales no comeríamos.
Es un tema cultural muy amplio y seguro que con temas como estos, no nos vamos a poner de acuerdo ya sea con un ciudadano de la India, uno Chino, musulmán u occidental.

BLOGus dijo...

Igualmente, no era mi intención iniciar un debate sobre las distintas culturas (aunque realmente es muy interesante). Solo es un relato que me surgió por la noticia que salió hace algún tiempo sobre una región de la India, que castigaba con cárcel a quien mataba una vaca. Gracias por todos los comentarios!!!!

Mariolinocopinol dijo...

hola! no vas a creer q por correo me llego esta historia y la postie en mi blog, buscando en google te encontre, asi que te agregue a mi blogroll, me imagino q viene un link en retorno, cumplis lo q prometes verdad?

marola dijo...

Me ha gustado mucho, no se si es real o no pero, tiene un toque de biografía, de experiencia que no acabo bien, pero tuvo algo de especial. Marola