miércoles, 17 de octubre de 2007

La bandera de todos, de casi todos y de nadie

¿Por qué algunos se empecinan en acreditarse como los dueños de los símbolos?, ¿Por qué si salgo con la bandera española, me señalan como de derechas (como mínimo)?, ¿Es qué solo la derecha tiene derecho?, ¿Por qué se queman banderas?. ¿Por qué, si siento la bandera de España como propia no puedo flamearla?.
Terrible mar de dudas y preguntas que seguramente según quien las conteste tienen una u otra respuesta y como si fuera poco, no solo dependen de quien las conteste sino también de quien las formule. Lamentablemente estas dudas ya son retóricas y conozco casi todos los puntos de vista, pero si desean ser pragmáticos y volcar sus opiniones, yo encantado como siempre. Solo una salvedad, es un tema bastánte delicado, así que pido respeto para las opiniones. Ya ven, hay para todos. Ayer me llego un mensaje de nacho de Mi Replica donde proponía una recogida de firmas por Internet para que nadie se adueñe de la bandera española y de otros símbolos, si querés firmar, acá está la dirección:
http://www.firmasonline.com/1Firmas/camp1.asp?C=890

8 comentarios:

Komo dijo...

Es fácil, basta con conocer la historia de españa para saber que tras el golpe de estado de franco y la posterior dictadura la bandera ha quedado como símbolo del régimen que fue quien la impuso (añadiendo el aguilucho y las flechas del dictador) por encima de banderas autonómicas, regionales y demás...

Y cuando un dictador impone una bandera, por muy del pueblo que sea, el rechazo es la respuesta lógica.

El Hermano Montgolfier dijo...

El rechazo se produce dependiendo del contexto como se use la bandera. Te puedo asegurar que si sales a la calle vestido con la equipación de la selección española de futbol y la bandera al hombro, nadie va a pensar que eres un "facha". ;)

Javier Menéndez Llamazares dijo...

La bandera de Franco era otra, las proporciones eran distintas.
Y esta bandera era la oficial antes de la II República.
Otra cosa es que, por motivos de progresía mal entendida, nos dé vergüenza sacar la bandera de todos, mientras que consentimos que unos pocos utilicen sus banderas con fines excluyentes.
Y eso sí que debería abochornarnos.

BLOGus dijo...

Totalmente de acuerdo con Javier, siempre me pregunté por qué la República había cambiado la bandera. También de acuerdo con el hermano, pero me reconocerás que la selección no les gusta a todos por igual.

uberum dijo...

Los simbolos los carga el Diablo, dice la frase. Y es que con la historia tan turbulenta de españa es dificil para muchos ser "neutral" ante determinados simbolos.

Un ejemplo extremo es la esvastica, quedo tan "cargada" de la simbologia nazi que ahora es imposible usarla cuando esa cruz es anterior a los animales esos.

Quizas el error esta en muchos sectores de la izquierda , que han permitido apropiarse de este simbolo a los grupos de la derecha. Y los grupos de la derecha la han usado como baluarte de su ideologia.. y asi nos va.

De todos modos, a mi no me gustan mucho las banderas ni los simbolos, los suelo evitar por que no me gustan las "etiquetas"

Dédalus dijo...

Personalmente aborrezco las banderas y toda la mitología que las rodea. Mi patria es un pequeño jardín en el que cultivo cuatro principios y un par de ilusiones. Todo lo que no sirve para unir, me parece despreciable. Y las banderas lo son. ¡Cuando pienso que hay gente que da la vida por ellas!

Saludos, Gus.

NACHO dijo...

De acuerdo con casi todo lo que habéis dicho. Jamás daría la vida por una bandera que, además, se endiosa como si fuera algo fuera de lo normal.

Y aunque los símbolos no deben de ser más que eso, es una pena que nos los metan por los ojos. Hacen que mucha gente tenga que reaccionar, porque en mi caso y en muchos otros, cada vez que sacan esa bandera a la calle para atacar al Gobierno, me atacan y me insultan a mí...

Como si no hubiera cosas en la vida más importantes.

Saludos cordiales a todos!

Anónimo dijo...

quillo españoles son todos los que no pueden ser otra cosa, y además todos los que no quieren serlo.
ahora mismo los unicos que quieren ser españoles son los inmigrantes, que no terminan de entender nuestro odio a nuestras raices.
quizas es que las patrias no son lógicas.
un saludo de jose guillermo de disemdi.