miércoles, 14 de noviembre de 2007

¿Estamos locos? ¿o qué?

Viendo ayer lo que ocurrió en una manifestación en mi país, me pareció que vivía en un mundo totalmente diferente. Me refiero a la terrible batalla campal entre la policía (siempre amiga del jarabe de palo) y los transportistas (siempre amigos de los dinosaurios sindicalistas y sus favoritismos) en una protesta contra la implementación del carnet de conducir por puntos. Al principio no entendí las imágenes, pensé que se trataba de otra carga policial contra manifestantes que tiraban piedras, hechos y sucesos bastante comunes por los sures latinoamericanos. Pero no, o más o menos. Era una represión policial contra una protesta sin sentido. ¿Qué protestaban los transportistas? Que se les iba a exigir que no cometan infracciones para que no perdieran puntos.
La manifestación no tenía sentido. Acá en España el sistema de puntos funciona hace más de un año y aparte de disminuir los muertos (tampoco es la panacea, no se vayan a creer) casi nadie se quejó, todo el mundo lo aceptó como una obligación impuesta para tener que conducir mejor, si no es por la seguridad por lo menos sea con el castigo al registro y al bolsillo. Algunos camioneros, por ejemplo, se quejaron que tenían que conducir más rápido (con su respectiva infracción al límite de velocidad) porque les exigían horarios a cumplir, pero aparte de casos puntuales y de protestas caídas en sacos rotos, la ley es para todos los conductores, para el novato, para el experto, para el dominguero, para el autobusero, para el motero y hasta para el conductor del camión de Coca Cola, para todos.
Hoy el periódico Clarín, mediante una encuesta, dejó claro la postura de toda la población.


Esta encuesta me deja algunas conclusiones:
1) La gran mayoría piensa que si conduce bien, no hay nada que perder.
2) Los transportistas alcahuetes (para los demás está bien) son solo un 1,9%.
3) Hay casi un 10% que lo de salir y no conducir después de un whiscacho no lo llevan muy bien.

En definitiva, los “profesionales del volante” de Argentina no se tendrían que preocupar de nada, todo depende de ellos, conduzcan bien y todos los puntitos se quedarán en el carnecito. Y para los que no teniendo un camión no aceptan el carnet por puntos, ya saben, practican bicicleta o a caminar!, que hace tan bien!.

7 comentarios:

AdR dijo...

Pues sí, lo de correr por la carretera nunca lo he entendido, ya sean conductores de profesión o no. A la poli también le vale ¿no? parece que todos allí quieren cumplir bien con su trabajo como sea. Qué desparrame...

un saludo

BLOGus dijo...

Así es, todos se toman su trabajo muy en serio. Igual tampoco hace falta mucho como para que la poli arrase con todo!

Marisabidilla dijo...

Lo del carnet por puntos me parece estupendo y lo digo con conocimiento de causa. Mi maridín ha pasado de ser un speedy gonzález medio kamikaze a un conductor prudente, previo pago de 210 euracos, pérdida de 4 puntos y retirada de carné durante un mes. Y como bien dices no es la panacea pero es efectivo.
Y lo de las cargas policiales, no digo que a veces no estén justificadas pero que sueltan la mano a la primera de cambio y la mayoría de las veces sin razón alguna, pues también.

Adolfo Calatayu dijo...

Lo que sucede,querido Gus,es que tristemente no aprendemos más,qué verguenza las imágenes que exhibimos al mundo,y aún más deprimente es que la gente (del resto del mundo,no los argentinos),va a pensar LA VERDAD sobre nosotros.
Un gran y fuerte abrazo

Rubén dijo...

De alguna forma hay que frenar a los irresponsables, pero a mí por ejemplo, lo del carnet por puntos me parece un atentado a la libertad individual del conductor. Si es para sancionar al que ha bebido, estupendo. Al fin y al cabo, el alcohol hace perder reflejos, concentración... con lo cual aumenta el peligro.

Pero, ¿y la velocidad? Eso no lo entiendo ni lo entenderé aunque pueda. Es decir: "no corráis, no corráis" pero se fabrican coches que duplican los límites de velocidad en autopista. ¿Por qué? ¿A los que hacen las leyes les parece bien desaprovechar esas máquinas? ¿Vamos a tener que ir a Alemania para poder correr?

Que suban los límites de velocidad, o que dejen de fabricar coches que corren tanto. Pero las dos cosas a la vez, ni hablar. Yo ya he conducido a 240, y nada malo ocurrió. ¿Accidentes? Bueno, también puedo provocar un accidente cuando voy a 80, ¿y qué? Ya puestos, que establezcan el límite de velocidad en 60 kmh en las autopistas. Demasiadas leyes, y todas restrictivas. ¡No hay ni una sola ley que aumente nuestros derechos!

tomas dijo...

Bueno, creo que sin ser (como tu has dicho) LA panacea, algún tipo de solución había que proponer. Respecto la gente que lo ve como una limitación de derechos.... (y sin querer entrar en polémicas) la solución es respetar las normas que se ponen o se imponen con algún tipo de finalidad colectiva.
Respecto lo que sucede en Argentina, sin conocimiento de causa y tras ver la encuesta y las manifestaciones, la cuestión estaría en saber hasta que punto han sido esos manifestantes manipulados por sus patronos, lo cual no obvia que la policía no parece muy dialogante, la verdad.

Doña Paranoica dijo...

Las imágenes me han parecido escalofriantes, y más cuando el motivo no tiene sentido, parece que en vez de puntos les fueran a quitar la vida.

Un besazo enorme guapo!!!!