miércoles, 31 de octubre de 2007

Mi gato tiene hambre!

Dando vueltas por la internete me encontré esta animación que me gustó mucho, estaba en el blog de mi amiga Rosa, la eternamente cabreada. Disfrutenlo

Los bichos políticos

Cómo son los políticos!, lo que digo hoy lo desmiento mañana. Es un mal mundial y no se salva nadie. Pareciera que no supieran que existen lo que se llama archivos y aunque lo desmientan, está todo registrado. Vamos a los casos prácticos, ahora que está terminando el juicio contra los implicados por la matanza de Madrid el 11-S, los políticos del PP que junto con sus amiguitos de la COPE y del Mundo, trataron por todos los medios de implicar a ETA en los atentados, simplemente dicen que lo que escuchamos, vimos y leímos, ellos no lo dijeron. ¿Cómo puede ser que sean tan falsos? ¿Se creen que somos idiotas o amnésicos?. Gracias que vivimos en democracia y que dentro de cinco meses se los puede examinar y espero que saquen un aplazo. Otro caso, en Argentina, ahora que hubo elecciones y arrasó Cristina nadie quiere hacerse cargo de la derrota. Mauricio Macri (electo en Capital Federal como jefe de gobierno) al ver que su partido perdió espectacularmente no solo en la Provincia de Buenos Aires sino también en su feudo capitalino, dice que “la gente vota personas” y que “los votos no son transferibles”, creo que no hace falta aclarar que si su partido hubiera cosechado una buena cantidad de votos, él estaría arriba del obelisco festejando y tirándose los laureles. Pero no. Los políticos no son como la gente normal, que en la mayoría de los casos se equivoca y reconoce su error. No. Los políticos no se equivocan, simplemente cuando no les conviene la repercusión de lo que dijeron, tienen una frase comodín: “fue sacado de contexto”. Así estamos y así vamos.
Mas información en los enlaces:
Noticia en El País
Noticia en Clarín
La sentencia


Jimenez Losantos y su manipulación desde la emisora de la iglesia, la COPE

Acebes, ex ministro de Aznar, amigo del yo nunca lo dije

Macri, Jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y su: yo no perdí, fue mi partido

La última cena en alta resolución

Desde que colgaron La última cena de Leonardo en internet ya vieron sus fantásticas imágenes en detalle más de 3 millones de personas. La fotografía tiene una resolución de 16,000 millones de píxels, se ve todo. Que disfruten nadando en esta obra de arte!

Noche de fiesta

Hoy estoy feliz! y tengo que trabajar, no piensen ustedes que tengo libre y esas cosas, sino que ayer fui con Elena a ver a la Bersuit a Joy Eslava, acá en Madrid. Corto pero intenso, increíble!. Será por eso que todavía hoy nos dura la buena onda y la fuerza. Para los que no conocen a esta banda argentina, unos videos de disfrute loco y total. Gracias Bersuit!



viernes, 26 de octubre de 2007

Evolución del ser humano: altos y guapos o bajos y feos

Según el teórico de la evolución Oliver Curry los humanos nos dividiremos en dos subespecies dentro de 102,000 años. En esa época pocos de nosotros podremos comprobarlo, pero por eso el señor Curry es “teórico”. Según un estudio las dos subespecies serán: Los altos, sanos e inteligentes y los otros: Los bajos, enfermos y feos. Sobre la clase económica no dice nada pero ya podemos imaginarnos quien de las dos clases tendrá la pasta. A continuación un gráfico presentado por el científico, lo que no entiendo es el cambio entre el ser humano del año 3006 y el del año 12,006; yo me pregunto: ¿Entre esos años nos invadirán los alienígenas?, porque el careto del ser humano del año 12,006, no es normal. Esperando que nuestras próximas generaciones pertenezcan al altote y no al hobbit feíto, me despido de ustedes hasta un nuevo post sin olvidarme de desearles un fin de semana lindo, lindo.

Las 7 cosas que me molestan al salir a trabajar

Me molesta despertarme temprano para ir a trabajar. Vaya novedad! Dirán ustedes, pobres curritos como yo, pero no solo es el hecho de tener que ganarse la vida dignificando la vida del jefe sino también todo lo que esto conlleva. Acá están las 7 cosas que más me molestan cuando salgo a trabajar por las mañanas. Hoy estoy intimista y molestoso, así que no me toquen los comandos.

• Salir a la calle sin acordarme de lo que había dicho el del pronóstico del tiempo. Con su correspondiente porcentaje erróneo. Si piensan que hay 50 % de posibilidades de lluvia, tengan por seguro que lloverá. Y que no queramos que nunca termine el verano no quiere decir que este dure para siempre, la camisetita manga corta para dormir, que ya hace frío.
• No poder entrar al Metro por la puerta de entrada, porque la marea humana que sale a trabajar no leer el cartelito de arriba, que aunque bastante simple deja clara la idea: “Entrada”.
• Nunca poder tomar el metro “in extremis” cuando bajo de las escaleras mecánicas como un poseso -cuando escucho que llega a la estación- porque la salida del andén es tan pequeña que la misma marea humana que va a salir por la entrada invade toda su extensión.
• Pensar cuando ya logré montarme en el vagón, en el gas cerrado (o no?), en las luces encendidas, en dónde quedaron las gatas, en la basura que no saqué y en el tupper que me olvidé sobre la mesada. Y seguir pensando en una de las gatas rompiendo la bolsa de la basura, a la otra comiéndose mi tupper, todo bajo una luz brillante de bombilla Osram de 75 Vatios. El gas todavía no saben como usarlo.
• La combinación: hoy es viernes + ayer salí + tengo sueño + tengo resaca + hoy es viernes = Me pasé de la estación.
• Llegar a la parada de mi autobús y ver que la frecuencia de 10 minutos no existe, no existió, ni existirá en la puta vida.
• Llegar a trabajar.

lunes, 22 de octubre de 2007

Le sube el sueldo a sus empleados al probar que con eso no se podía vivir

Hoy leí una noticia pequeñita, de esas que casi siempre se pasan de largo y son así de ínfimas porque el diario no les dio la suficiente importancia, o le quedaba ese bloque para rellenar o porque tiene solo esa información que ofrecer. La noticia cuenta que un empresario italiano ha decidido subirle a todos sus empleados 200 euros de sueldo porque tras haber intentado vivir con el dinero que ellos cobraban, llegó solo hasta el día 20 del mes. Me parece un ejemplo de parte del jefe el rectificar y comprobar por si mismo si lo que cobran sus empleados es justo. O si por lo menos les alcanza.
Sería un buen ejercicio para practicar en todo el mundo. Imagínense al jefe una vez por año, el mes que quisiera, elegir cobrar lo de sus subordinados para ver como se las arregla y ya que estamos soñando, que los empleados pudieran cobrar lo del jefe durante otro mes del año. Quitemos obviamente los gastos mas grandes que tenga el jefe (sino no podría llegar ni a pagar su hipoteca) y que intente vivir. ¿Se daría cuenta de lo difícil que es para los asalariados?. Seguro que sí. ¿Algún jefe se animaría?. Seguro que no. Pero bueno, soñar no cuenta nada y si soñamos con ganar la lotería, ¿por qué no podemos imaginar un mundo más justo?.

jueves, 18 de octubre de 2007

Carod Rovira se llama JOSÉ LUIS (tenemos su DNI)

Que nació en Zaragoza, que sus padres no hablaban catalán; miles de dudas y afirmaciones que no tienen respuesta hasta ahora. Ahora, aquí, en este blog, la prueba irrefutable. Su D.N.I.. Aunque más joven y con las ideas no tan claras como ahora, Carod Rovira es José Luis, acá y en la China (en Taiwan, también). No preguntes como este blog lo consiguió porque las fuentes son secretas (inclusive la del parque de mi barrio, que ya la pagamos los vecinos y no la encontramos). Ála!

miércoles, 17 de octubre de 2007

¿Quien está con el Gus?

Un pequeño concurso (bien pequeño y fácil), con quien estoy?. Única Pista: La foto es en un restaurante de Buenos Aires durante Septiembre. Tener amigos poderosos es lo que tiene...

La bandera de todos, de casi todos y de nadie

¿Por qué algunos se empecinan en acreditarse como los dueños de los símbolos?, ¿Por qué si salgo con la bandera española, me señalan como de derechas (como mínimo)?, ¿Es qué solo la derecha tiene derecho?, ¿Por qué se queman banderas?. ¿Por qué, si siento la bandera de España como propia no puedo flamearla?.
Terrible mar de dudas y preguntas que seguramente según quien las conteste tienen una u otra respuesta y como si fuera poco, no solo dependen de quien las conteste sino también de quien las formule. Lamentablemente estas dudas ya son retóricas y conozco casi todos los puntos de vista, pero si desean ser pragmáticos y volcar sus opiniones, yo encantado como siempre. Solo una salvedad, es un tema bastánte delicado, así que pido respeto para las opiniones. Ya ven, hay para todos. Ayer me llego un mensaje de nacho de Mi Replica donde proponía una recogida de firmas por Internet para que nadie se adueñe de la bandera española y de otros símbolos, si querés firmar, acá está la dirección:
http://www.firmasonline.com/1Firmas/camp1.asp?C=890

jueves, 11 de octubre de 2007

Andá bajándote del caballo de la plaza!

Ante la pronta puesta en marcha de la Ley de Memoria Histórica, no solo se tendrán que quitar todos los símbolos franquistas sino también cambiar los nombres de las calles. Los monumentos, placas, vidrieras y demás objetos decorativos de la dictadura, se sacan y listo (listo para los demócratas). Pero que pasará con las calles?, se renombrarán todas? Y las empresas con su papelería comercial, cambiarán la dirección de todos sus papeles?, demasiadas dudas y quilombos. A propósito: ya era hora que mandaran a quitar los símbolos de la dictadura y del enano fascista!. Yo recomiendo que les pongan números y ya está; o colores (menos el azul, que la jodemos de nuevo) o nombres de jugadores de fútbol. Cualquier cosa menos la vergüenza.

miércoles, 10 de octubre de 2007

El patio de mi abuelo

En esos tiempos no encontraba un placer más grande que ir al patio de la casa de mi abuelo. Yo siempre de niño viví en la ciudad y tuve pocos amigos, pocos chicos con quien jugar en la calle; calles llenas de coches y peligros, peligros que nunca llegué a descubrir de chico pero que mi mamá me recordaba aunque solo saliera a comprar pan. No existían (aún tampoco) parques o plazas para ir a jugar. El quinto piso donde vivía tenía un balcón pequeñito lleno de plantas comunes y ordinarias, ese era el único lugar, digamos, algo verde de mi vida; salvo cuando íbamos a ver a mi abuelo, a él en su patio. Cada vez que ocurría, 2 o 3 fines de semanas al mes, cuando mi mamá me mandaba a prepararme y a arreglarme, sentía una felicidad tal que nunca más volví a sentir en mi vida, esa sensación nunca la voy a olvidar, duraba poquito, quizá dos segundos, era como una pulsión, una fuerza que me invadía, que iba subiendo rápidamente por el pecho y descargaba su energía en mi mente dando su último coletazo en forma de sonrisa grande y abierta. Por dos segundos yo me sentía el chico más feliz del mundo. Cuando llegaba a la casa de mi abuelo -después de darme mi caramelo de dulce de leche- salía al fondo a investigar, el patio tenía plantas de todas clases y colores, no estaba cuidado y tenía un aspecto único de selva doméstica, fileteada por un camino de baldosas que iba recorriendo toda su extensión entrando y saliendo de entre las malezas que iban creciendo amigablemente a su alrededor, para mi todo aquello representaba una oportunidad de aventura. Ahí podía correr, saltar, mojarme, subir a los árboles, coleccionar bichos, jugar con mis juguetes; el patio de mi abuelo era mío. El ni siquiera regaba las plantas, para mi abuelo ese era el trabajo de la lluvia y mío cuando iba a visitarlo. Mi mamá y yo éramos su única familia desde que mi abuela lo abandonó, no se realmente cuándo, cómo ni por qué, ya que es algo de lo que nunca se habló. Y yo nunca quise preguntar. Mi abuelo me daba todo lo que yo necesitaba, libertad. Después de recorrerme el patio miles de veces y cuando ya era hora del Nesquik con vainillas, mi abuelo me contaba historias durante horas, los dos sentados en esas sillas pequeñitas de madera que utilizan los niños en el jardín de infancia, mi abuelo se acordaba de todo con lujo de detalles y compartía conmigo todas sus anécdotas. A mi, en esa época, me hubiera gustado poder vivir con él en su casa, correr por los fondos, escuchar sus historias todo el día y comer caramelos de dulce de leche. Pero no se cómo ocurrió, que casi sin darme cuenta fui dejando de ir a su casa, quizá sea porque fui creciendo y ya no era tan divertido, quizá mi madre ya no me llevaba y comencé a ir solo por obligación. No recuerdo cuando el patio dejo de ser mi selva y cuando se transformó en un solar abandonado, no recuerdo cuando mi abuelo dejó de esperarme con el caramelo de dulce de leche ni cuando sus historias comenzaron a ser repetitivas. Hoy, ni mi abuelo ni su patio están, ni siquiera se fabrican ya los caramelos de dulce de leche. Yo ahora vivo en un chalet a las afueras de la ciudad con un hermoso y amplio parque, lo riego, lo cuido y lo disfruto y hasta alguna vez, me subo al árbol para limpiar la casita del pájaro. Pero, aunque seguí buscándolo toda mi vida, nunca más volví a sentir esa pulsión, esa felicidad de dos segundos que me subía por el cuerpo y me hacía sentir la persona más feliz del mundo.

Esta historia es pura ficción aunque los caramelos de dulce de leche me gustan bastante. G.R.

viernes, 5 de octubre de 2007

A la cárcel!. Mas vale tarde que nunca

Todos a pagar por sus crímenes. Linda frase que cobra sentido hoy en Chile. Aunque el gran dictador (gran asesino) Augusto Pinochet haya muerto sin pagar ninguno de sus crímenes, su familia de ladrones, cómplices y agitadores fue arrestada y posiblemente pronto condenada. Ya estaba bien de escaparse de la justicia!. Su mujer, sus cinco hijos y dieciocho amigotes más fueron detenidos por enriquecerse gracias al genocida, que además de asesino era corrupto como ninguno. Siempre me sorprendió desagradablemente que los seguidores de Pinochet lo dejaran sin apoyo cuando supieron que robaba fondos públicos y que tenía cuentas en el exterior y no por matar y desaparecer “zurditos”. Increíblemente a esta gentuza la corrupción les parecía mas grave que el exterminio de opositores. Sería legal (o justo) que también procesaran a sus seguidores por apología del delito, enaltecimiento de genocidio o simplemente por ser cómplices ideológicos?, por supuesto que es imposible, pero qué lindo sería.

jueves, 4 de octubre de 2007

Nada trascendente

Hoy es jueves y estos días tienen un olorcito a fin de semana que no se aguanta. Todavía sacudiéndome el sueño vivido de haber pasado un mes fantástico en Argentina –y un día en Uruguay, también-, despejándome la modorra del reencuentro familiar (gracias miles de veces), las salidas con mis amigotes (otras miles de veces gracias) y las imágenes preciosas de los paisajes y viajes. Todavía estoy oliendo y saboreando el asado de mi viejo. Hoy es jueves y el regreso al trabajo se va aceptando tranquilamente e indefectiblemente. Hoy es jueves y mi mirada optimista mira hacia mañana, viernes. Y ahí sí comienza el fin de semana.
Que simple que soy a veces! Pero que feliz todo el resto del tiempo.

miércoles, 3 de octubre de 2007

4 fotitos de Buenos Aires

Cuatro fotos de mi Buenos Aires querido, "ta linda la ciudá" me dijo un taxista y no se equivocaba.


El obelisco desde la diagonal norte


El Congreso Nacional


La Casa Rosada


El Cabildo

Próximamente habrá más, a ver si pongo algunas del noroeste argentino y de Colonia del Sacramento en Uruguay. Lugares maravillosos con gente maravillosa.

Ciego fuiste y ahora ves...

Mario Terán, hace 40 años apagaba la vida del Che y el año pasado abría los ojos gracias a un programa oftalmológico cubano. Aunque se supo ahora, el asesino del Che fue operado por médicos cubanos en Bolivia, en un hospital inaugurado recientemente por el presidente Evo Morales. La noticia trascendió porque el hijo escribió una nota de agradecimiento para los médicos cubanos. El programa se desarrolla en toda América Latina y permite que pacientes sin recursos tengan la oportunidad de operarse de la vista o simplemente tener unas gafas y poder volver a ver correctamente.
Cuando se cumplen 40 años de la muerte del hombre y del nacimiento del mito. La sanidad cubana, otra vez, demuestra que aunque no haya dinero se puede seguir siendo un ejemplo de lucha.
Si hablamos de política, ya es otra cosa.

Volví!

Volví gente y les prometo buenas y originales historias, siempre breves, para leerlas y gastar el resto del tiempo en otras cositas -por ejemplo - en besar a la gente que queremos. Estoy nostálgico pero no suicida. Gracias por seguir estando acá.