viernes, 28 de diciembre de 2007

A festejar!

Esta es la clásica entrada que si desaparece antes de ser publicada no pasa nada, que si se esfuma después de publicarla no cambiará el rumbo de este blog, pero (como dice Saramago: siempre hay un pero) necesito por este medio tan universal agradecer y desearles a todos un fin y comienzo de año excelentes. Para mí, dejando de lado algunos problemillas comunes en una vida vivida, fue un muy buen año, y no digo que fantástico porque tampoco hay que exagerar; miren ustedes si lo defino como fantástico o impresionante y el próximo es aún mejor, ¿Cómo lo señalaría? ¿cómo super mega fantástico?. Vaya optimismo que me ha atacado. Bueno, lo dicho y escrito, terminemos el año en paz (como está el mundo es una forma de decir...) y comencemos el 2008 de Fiesta y fiesta, pasándola bien y planteándonos objetivos realistas, que para empezar las dietas ya están todos los lunes del año. Gracias a todos los que se pasaron este último año por este rincón de la blogesfera, pásenlo lindo, de verdad.

jueves, 27 de diciembre de 2007

La locomotora fantasma!

Ayer, en Argentina, una locomotora recorrió a toda velocidad (a la velocidad latina) más de 250 kilómetros sin conductor y no se trataba de un proyecto de tren automático que podría haber sido pionero por los terceros mundos, sino que parece que fue puesta en marcha por un desconocido y que luego se tiró de la máquina. Finalmente, después de pasar por provincias y ciudades a una velocidad que, en algunos tramos, superó los 70 km/h, operarios ferroviarios (héroes patrios carajo!) desviaron a la bestia solitaria hacia una pendiente y enfrentándose a ella con otra máquina más grande, la frenaron y la abordaron.
Dentro no había nadie. ¿Quién la puso en marcha? y ¿por qué? Son dos preguntas que todavía no tienen respuesta. Todavía no se informa nada sobre alienígenas, tipo máquinas Terminator, realizando pruebas con maquinaria gigante para conquistar el mundo. La autocombustión del maquinista, tampoco está probada.
Informaremos inmediatamente si las máquinas cobran vida. Solo podemos confirmar que nunca un tren en Argentina fue tan rápido y sin demoras como el Tren Fantasma.

Más información (algo más seria, pero tampoco mucho)

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Una impresión al pasar

Hoy, cuando bajé al Metro (subte), acá en Madrid, pensé que Argentina había salido campeón. Por dos segundos -o quizá uno- sentí la misma felicidad que cuando el gol de Maradona a los ingleses, el segundo. Luego de ese brevísimo espacio de tiempo, volví a la realidad: 10 días de huelga de los limpiadores del Metro es mucho tiempo. Reaccioné a tiempo como para que el olor a mierda que por allí pululaba, no me volteara de un soplido. Y que los papeles de periódicos gratuitos (muy bien cortaditos, todo sea dicho) no me cubrieran con noticias viejas.

A ver si les mejoran el sueldo a los limpiadores y pueden hacer su trabajo. Que cuando falta el que suda, se lo extraña mucho, mucho.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Los pendientes asesinos!

Hace muchos años que no me paraban antes de entrar a un bar para exigirme alguna idiotez que me hiciera ganar la recompensa de la entrada y su consecuente gasto etílico. Algo así como pagar moralmente para pagar materialmente.
El sábado fuimos con un grupo de amigos a un bar de “moda” en plaza Colón, en el medio de la plaza, en un semisótano, llamado El Café de los Artistas. Lo segundo (lo primero ya lo explicaré) que me sorprendió es no haber visto a ningún artista; ni actores, ni pintores, ni escritores y menos que menos a algún artesano. Quizá había alguien anónimo o desconocido pero en realidad el boliche de artista solo tiene el nombre, todo lo demás es solo un pub con gente “linda” y pija*.
Volviendo a antes de entrar, lo primero que me sorprendió (no mucho, en verdad) fue que apenas me vieron los “gorilas” de la puerta, me recorrieron con la vista bajando hacia mis pies buscando las zapatillas que me prohibieran el paso. Pero tenía zapatos.
Solo porque íbamos un grupo grande y me imaginaba que en estas épocas la selección de quien entra y quien no, era bastante exigente, me puse los zapatos de las bodas y pa’adelante.
Pero no contaba con otra característica mía que puede desestabilizar a todo el sistema formal, responsable, ortodoxo y viejuno de esta sociedad: Mis pendientes!.
Ya les parecerá que no leyeron bien, y lo entiendo, yo pensé que no había escuchado bien cuando oí: “los pendientes fuera”, no se si no entendí, por lo ridículo del pedido o porque el portero del garito hablaba un “castellano del Este” que sumado a sus 2 metros y medio acojonaba tanto, que los tímpanos y sus huesitos del oído, no querían trabajar. Después de pensarlo unos segundos y justificar que me los sacaba para no joderle la noche a los 15 que venían conmigo, solo sonreí un poco con mueca de disgusto y como eran las 2 de la mañana y un frío que congelaba el hielo, accedí a quitármelos para pasar. Cuando entraba, otra vez el ropero del Este agregó: “adentro no poner”, al ver mi cara de desconcierto, reafirmó su idea con un: “adentro no poner pendientes, yo veo”. Pocas ganas de discutir tenía y le contesté: “Adentro yo no poner”. Que suerte que yo hablaba su dialecto de tarzán oriental!.
Todavía no le encontré una finalidad a la prohibición de pendientes solo en los hombres, no sé si es porque tenían miedo que en una pelea degollara a alguien con mi argollita de plata o que le clavara en el corazón de alguien la estaca de 1 centímetro que sostiene mi arito de coco.
Sinceramente, creo que al dueño no le gustan los hombres con pendientes solo por una cuestión de imagen, de imagen retrógrada.
La historia se termina acá. Ya no busco explicaciones, no vuelvo más, y listo.
Suerte que no me vio los tatuajes, borrármelos con ácido era algo que ya no estaba dispuesto a hacer.

* Gente pija en España sería como gente concheta en Argentina. Una persona que no solo tiene dinero sino que se nota, tanto en su forma de vestir como en su dialecto de un mundo de fantasía. Osea.

bX-rh26vj (blogsfera tenemos un problema)

No sé qué está pasando con los bloqueos de blog, ahora le toco a mi amigo venezolano Carilisve de Falcatruada da Lúa , después de días sin poder acceder a su blog y mandando reclamos a blogger, la única respuesta que tiene es el silencio y la combinación de números y letras que titula esta entrada. Últimamente este hecho se viene repitiendo con demasiada asiduidad para pensar que solo se tratan de problemas técnicos. No sé que pasa. Espero que se solucione pronto y podamos seguir disfrutando de los blogs y bloguers preferidos. Suerte Carilisve!, ojalá te aparezca tu blog y sus archivos intacto, mientras tanto podés publicar en mi blog todo lo que quieras.

martes, 11 de diciembre de 2007

Un meme musical

Me llegó otro meme sobre música y aunque trato de no irme de mi temática bloguera (no sé todavía cual es...), la música forma parte de mi universo personal y como es sencillito lo sigo. Me lo mandó mi amigo Mr. Romántico de la Casa del Rock, se trata de colgar 3 videos de grupos o solistas que nos gusten y explicar -o contar- brevemente por qué. Doy paso a mis tres elegidos y al final se lo voy a mandar a tres personas más. Si te gusta el rock, disfrutarás seguro.

En primer lugar elijo a Nirvana (ay! que maravillosa la música de los 90!!!) con Blew, tema que abría su primer disco Bleach. Elegí este video porque me gustan los dibujitos. A moverse!


Continuamos con La Soledad, de la Bersuit Vergarabat, mi grupo preferido de la Argentina, una mezcla de sensaciones y ritmos que me despiertan todos los sentiados a full!. Lindo video, también.


Y para terminar, los más grandes (para mí, pero como es mi blog, lo aseguro!) Los Rolling Stones y su Sympathy for the Devil, pero arregladito -lease modernito- realizado por Neptunes. El video esta guapo, guapo.


Y ahora se lo paso, con curiosidad a:

Mi amigo venezolano Carilisve de Falcatruada da Lúa
Iván del rincón del blogodependiente
Don't worry be happy de Cervezas con la Luna
y a Suspiros e Instantáneas de Tía Doc

A ver que musiquitas me ponen.....

lunes, 10 de diciembre de 2007

hay peores trabajos que el tuyo...

No es que tengamos que resignarnos por el trabajo horrible que tenemos, pero si te consuela un poquito, siempre hay peores:

Las judías y los colores

Claudio se levantó por la mañana a la misma hora de siempre, desayunó un café solo con tostadas y mantequilla -como hizo ayer- y se duchó cumpliendo el horario estipulado en su rutina diaria.
Esa mañana cumplió casi todos los horarios a rajatabla, lástima que el Metro llegó tarde y por cinco miserables minutos entró agobiado al trabajo.
El trabajo de Claudio es monótono y rutinario. Las planillas, las facturas y las nóminas forman parte de su maravilloso mundo laboral y él siempre cumple con sus tareas sin quejas. Pero no solo por obligación sino porque le gusta su trabajo.
Después de desayunar por segunda vez en la máquina de café se dirigió al servicio a aliviarse, siempre se mete en el último cubículo, el más alejado y el más amplio. Pareciera que en épocas antiguas justamente en ese baño había quizá una ducha, por eso su amplitud, ya que ahora solo hay un inodoro acompañado de unos azulejos estándar de color blanco muy en boja en los hospitales y en los manicomios, justo enfrente del retrete hay una puerta blanca, hoy tiene una llave roja en la cerradura. Claudio elige este baño por estar un poco apartado de los otros y ahí se siente más cómodo y relajado.
Desde el primer día que descubrió la puerta del cubículo, le llamó la atención pero nunca se animó a abrirla, ¿para qué? Pensaba, si seguro que es un armario con los enseres comunes a casi todos los baños: papel higiénico, papel para secarse las manos, jabón y quizá también algún que otro producto de limpieza, pero eso es lo que imaginaba ya que nunca lo había comprobado.
Cuando terminó de utilizar el inodoro, levantó la vista y al ver la llave roja en la puerta pensó que de una vez por todas la abriría para corroborar que era un armario y terminar con el pequeño misterio, tiró de la cadena, se levantó los pantalones, se los abrochó con una mano y con la otra comenzó a girar la llave que tanto resaltaba en la puerta blanca, cuando ya estaba liberada la cerradura, cogió el pomo y mientras abría, iba asomando la cabeza. Bastante sorpresa le causo no descubrir un armario sino un pequeño pasillo de unos 3 metros de largo con otra puerta, esta vez roja con llave blanca. Cuando iba avanzando por el pequeño corredor, ya estaba arrepintiéndose y pensó que era mejor dar la vuelta y volver a su oficina. Pero la curiosidad se le despertó de repente, a él, tan poco amigo de las aventuras y los descubrimientos, sonrió al pensar esa tontería y abrió la segunda puerta, cuando vio lo que había ya era tarde para volver atrás, lo único que quedaba era saludar a esas personas, decir que se había perdido y volver por fin a su trabajo.
La nueva oficina tenía abundante luz y paredes de colores donde colgaban posters de grupos de música, todo parecía estar decorado como una habitación de adolescentes. Por lo demás la disposición era parecida a su oficina gris del otro lado, escritorios, papeleras, ordenadores, todo se disponía de manera similar pero flotaba en el aire una extraña sensación de felicidad, eso pensó él, pero después se rectificó mentalmente, no era felicidad era como alegría. Sí, es demasiado alegre, pensó.
Ya sin poder huir como hubiese preferido, al encontrarse con las miradas y sonrisas de la gente que allí trabajaban (contó mentalmente 15), los saludó cortésmente, se disculpó y al querer salir se dio cuenta que la puerta por donde había entrado no tenía asa, le pareció bastante coherente: no era lo mismo encontrarse con una oficina al final de un pequeño corredor que a una persona sentada en un inodoro, de frente, con los pantalones bajados.
-¿Quiere quedarse?, escuchó de repente
-¿Cómo?, preguntó
-¿Si quiere quedarse aquí?, repitió la voz femenina que parecía salir de un monitor.
-Perdón, no entiendo la pregunta, lo siento pero tengo que volver a mi oficina ¿Cuál es la puerta de salida?.
En el despacho de colores habían cuatro puertas, una era por la que había entrado (sin asa), una puerta azul en la pared perpendicular a la primera, una tercera enfrente también sin pomo y una cuarta que parecía ser un armario –pero ya nunca daré nada por seguro, pensó- que estaba detrás de la dueña de la voz que ya sí se puso de pie y Claudio la pudo apreciar. Alrededor de 40 años, ropa informal y un color de pelo más cerca del lila que del violeta
-Puede salir por ahí, por la puerta azul pero ¿no quiere trabajar con nosotros?
Ya la sorpresa se transformó en inquietud y estaba a mitad de camino entre el miedo y la incredulidad, él que odiaba las sorpresas –darlas y recibirlas-, él que se agobiaba cuando cambiaban algún producto de lugar en el supermercado, él que había conservado la soltería a sus 50 años, no porque no haya tenido ninguna relación sino mas bien el coqueteo con la responsabilidad y la familia le producían nauseas.
-Discúlpeme señora, usted es?
- La jefa, respondió la jefa.
-Ah, encantado… pero tengo la obligación de volver a mi sitio de trabajo, mis compañeros y principalmente mi jefe se estará preguntando que estoy haciendo en el baño. Aunque lo había dicho solo para librarse de la conversación, le produjo angustia reflexionar sobre lo que sus compañeros pensaran de él y su tardanza, pero se le ocurrió inventarse una descompostura producida por las judías que había comido anoche.
-Si usted quiere puede quedarse a trabajar con nosotros y yo hablo con su jefe.
-Discúlpeme señora...
-Elisa, lo interrumpió.
-Vale... Elisa, ¿quienes son ustedes?
Otra voz esta vez masculina que venía de un lateral quiso contestar, su dueño se levantó –un joven de aproximadamente 25 años con cara angulosa y ojos despiertos- le explicó: -Pertenecemos a la misma empresa que usted pero del otro lado.
– Del otro lado? Qué lado?
- El lado de los colores, el lado creativo, el lado especial, llámelo usted como quiera. Nosotros llegamos a este sitio por la misma puerta que usted, obviamente yo entré por la del baño de damas (ahí entendió Claudio a donde llevaba la puerta que tenía enfrente). Todos fuimos llegando y luego nos comunicaron que podíamos quedarnos aquí con mejor sueldo, horarios, en definitiva mejores condiciones, nadie que haya atravesado la puerta, volvió a la zona gris.
Claudio le pareció reconocer a alguno de los que estaban en la oficina recién descubierta, en su tiempo quizá había pensado que se habían ido de la empresa y ahora estaban detrás de una puerta que daba a su baño.
- Pero… no entiendo…por qué la empresa está dividida…en colores?
- Realmente nosotros trabajamos paralelamente a ustedes, cada departamento tiene su copia aquí y hacemos el mismo trabajo pero mejor.
- ¿Mejor? Preguntó algo molesto Claudio
- Sí, mejor. Realmente la zona de colores es tan rentable que podríamos prescindir del lado antiguo y no pasaría nada. Pero la empresa y sus jefes supremos –no los intermedios- los jefes jefes –remarcó la señora- quieren comprobar cual de los lados es el mejor y el más rentable, entre los jefes hay algunos grises y otros llamados de colores, cada uno defiende su zona y mientras la empresa siga dando dinero funcionamos paralelamente. Claudio ya había confirmado que la puerta que estaba detrás de la jefa no era un armario, por allí se encontrarían con los otros departamentos.
-Mire – continuó la señora - yo soy una jefa jefa, del lado de colores. Quédese a trabajar con nosotros, haga aquí lo mismo que allá pero distinto. Siempre necesitamos gente nueva, cada vez tenemos más trabajo. No pierda esta oportunidad, aquí es diferente y no se va a arrepentir.
“Diferente o distinto”, eran palabras que no le gustaba, ¿qué significaba ser diferente o trabajar diferente?, ¿distinto?, él quería seguir haciendo lo mismo de siempre, él era un hombre común y lo veía como algo bueno. Él no quería que su vida cambie, siendo así se sentía bien.
-Tendré que pensarlo, ahora tengo que regresar, dijo para librarse de su aturdimiento ¿La salida? ¿la puerta azul, no?. Preguntó retóricamente.
- Si pasa esa puerta estará automáticamente despedido –dijo con firmeza pero sin enojo la jefa suprema de los colores.
- Pues, no me gusta que me agobien y tampoco quiero cambiar de trabajo, lo siento pero me voy…
Se dirigió a la puerta pensando que quizá esa mujer mentía o que todo había sido una broma de pésimo gusto, abrió finalmente la puerta y la cruzó no sin dar una última mirada al lado de colores, todos lo miraban con algo de asombro, del otro lado se encontró con otro pequeño corredor, que terminaba en otra puerta, al atravesarla entró a una habitación cuadrada con solo un escritorio como mobiliario y un sobre encima de él. “La liquidación” pensó.
El sobre contenía una nota que decía:

Usted ha sido despedido de la última oportunidad que tuvo de cambiar de trabajo, de elegir un sitio mejor y de progresar. Lo sentimos mucho pero usted pertenecerá en el lado gris hasta que se jubile o nos abandone. La llave roja era la clave. Si comenta algo de lo ocurrido con alguien, automáticamente será despedido de forma real y acusado de traición a la empresa.

Claudio respiró aliviado y se sintió muy bien, como distinto, él no veía una pérdida de oportunidad, él había tomado una decisión, se había enfrentado a un cambio aún más abrupto que la oficina de colores, él se había enfrentado con su despido y sentía que había ganado, seguiría haciendo el trabajo de siempre, en la misma oficina, con la misma gente pero experimentaba un cambio interior.
“La empresa funciona por nuestro lado, seguro, los jefes quieren gente como yo, consecuente con su trabajo y no como los “loquitos” de al lado, esos sí que son un experimento”, pensó
Entonces Claudio, ya relajado, sonrió y caminando rápido se fue hacia su oficina de siempre pensando en el trabajo atrasado y en que las judías eran una excelente excusa de su tardanza.

Noticias felinas II, el regreso

Sigo con las novedades gatunas, al final Minona salió muy bien de la operación pero fue solucionado el 50% del tema, se la operó del diafragma y se le separaron los órganos que tenía unidos por una membrana. Ahora tienen que operarla para unirle el conducto del kilo (o quilo) para que los nutrientes y las grasas vayan por el sitio que le corresponden. Todo muy técnico y seguramente algo inexacto. Pero lo importante es que está bien. La pequeña está muy bien, algo jodida con el cono pero acostumbrándose. Ultimamente estoy un poquito nulo de creatividad, así que me voy a comer un kiwi para la cabezota y a ver si escribo algo... abrazos y agradecimientos a todos.

Análisis Patrocinado: Relatalia, tu relato en red.

Hace tiempo que estaba esperando un agregador como este íntegramente en español. Nació una nueva página llamada Relatalia, donde se pueden publicar relatos directamente desde los propios blogs por intermedio de un enlace. Formando parte del universo uberum, con un diseño sencillo y “limpio”, fácil de utilizar, busca reunir a los escritores noveles que pululan por la red. Relatalia es eso: un conjunto de bloggers o de solo lectores (no es obligatorio tener blog) que comienzan a juntarse, a conocerse y a leerse en un espacio totalmente abierto a todos los estilos.
Formar parte de Relatalia es muy sencillo, solo hace falta inscribirse con un email válido para recibir la contraseña, desde ese momento ya se puede comenzar a enviar historias, relatos, poemas y cuentos.
La diferencia de este espacio radica en que los envíos son literatura y no solo noticias o crónicas, no es como otras páginas donde la gente manda noticias de medios masivos y los integrantes votan positivamente o –en su gran mayoría- negativamente. Aquí, en Relatalia no existe el spam ni tampoco los votos negativos. ¿Para qué?, si lo que leíste no te gusta, no lo votas y listo. La idea es muy sencilla, si escribes y quieres que te lean, tienes que mandar tus relatos.
Y no solo se trata de que solo te lean, la oportunidad que tienes de leer excelentes escritos está aquí. Además, puedes votarlos, comentar y hasta charlar por intermedio del Chat instantáneo (El café de Relatalia). En definitiva toda una comunidad de escritores y lectores de Internet.
Por el momento no existen votos mínimos o relatos en espera de ser publicados, todos los envíos van a portada y pueden ser valorados. Tiene una novedad que me gustó mucho llamado “relato al azar”, esto es: en la parte superior de la portada siempre está girando un relato elegido aleatoriamente, obviamente por estar en la parte superior tiene mas rotación que los demás y es más leído.
Me sorprendió la cantidad de gente que ya se inscribió o que simplemente leen como invitados, en una página muy nueva (menos de un mes) el nivel de lectura de un relato en un día puede superar las 50 lecturas.
En conclusión, funcionalidad, calidad y un muy buen lugar para relajarse leyendo buenos relatos inéditos y –por supuesto- para publicar los tuyos.
Bienvenida Relatalia!.

Si quieres un análisis de Zync como este,
Sé analizado en este blog a través de Zync

martes, 4 de diciembre de 2007

Noticias felinas

Continúo con esta especie de crónica de sucesos gatunos. Creo que me había quedado en que a la negrita pequeñita, Perla, se le había abierto un punto de la esterilización practicada, bueno, al final la limpiaron y la cosieron de nuevo. Como castigo piadoso evitador de lambeteadas y mordeduras, un cono de plástico en el cuello. Le jode bastante pero eso no le impide que tenga nuevos amiguitos como la lámpara de la mesita de noche. Esperemos que esta semana le saquen los puntos.
A la persa, Minona, hoy es el día de su operación. Ojalá que todo salga bien, rezaré al Dios Gato Egipcio, y vuelva a hacer lo mismo de siempre: dormir tranquila 16 horas diarias. Seguiré informando, gracias a todos los que se preocupan.

lunes, 3 de diciembre de 2007

El BUS, un buen lugar en mi barrio

Bueno gente, el siguiente post es publicidad, para que les voy a mentir. Pero publicidad recomendada, no cualquier cosa. Me gustaría que conozcan al bar de copas de mi barrio, al pub de mi amigo Rafa llamado BUS.
Está ubicado en Madrid justo a la salida del Metro de Ciudad Lineal, línea 5, en la calle Luva Nº 5 (es c/Luva y Alcalá, enfrente de la plaza). No tiene pérdida.
Claro que esta promoción no estaría completa si no hubiera un descuentito, pues eso: si imprimen esta entrada Rafa les descontará dinerito en copas (1€) y cerveza (0,50€), sumen y verán cuanto se ahorran. Buen ambiente, buen rollo y música por un tubo. Ah… me olvidaba, abren a las 13 horas, se puede comer alguna cosita y está abierto hasta la madrugada TODOS LOS DIAS (ya no hay excusas los días de semana). Acordate, imprimir este post y a pasarla bien!.
Si me ven, saluden. Y si alguien quiere hacer una quedada, avisen.

Un NO bien merecido

Ya ves lo que pasó. Tanto empecinamiento y tanta falta de tacto; tantos oídos sordos y tanta mala leche; hizo que te estrelles, contra la pared, pero bien estrellado. Antes me caías mejor, será por el socialismo, la unión de los latinoamericanos y hasta por los ataques al imperialismo, pero ya no te veo igual. Eres una sombra de lo que parecías ser, tú populismo me mostró tu verdadera cara. Yo que te defendía por tu lucha a favor del orgullo de ser latinoamericanos, de tu manera de enfrentarte cara a cara al poder político y económico. Ya lo jodiste todo, ya estiraste tanto la cuerda de la paciencia que se rompió, cansándonos, hartándonos. Y pese a todo pareces no darte cuenta y sigues hablando. No estuve de acuerdo con el poder monárquico y su manera de hacerte callar, pero parece que al final tendrá razón. ¡Cómo siento que unas cuantas buenas propuestas queden opacadas por una sed infinita de poder!, por qué?, para qué?. Si la reducción de jornada laboral me parece una de las propuestas más valientes y justas de los últimos años en Latinoamérica. Pero la jodiste por tus ansias de poder absoluto. Tu pueblo te contestó NO, incluso tus propios votantes. Espero que aprendas de una vez por todas. Tienes que elegir como quieres ser recordado, si como un presidente que quiso terminar con nuestros prejuicios de inferioridad latinoamericana o como el fantoche populista sediento de poder y egocentrismo. Ya veremos.