jueves, 3 de enero de 2008

Ya la pagarás!

Desde chiquito -y todavía siguen- me enseñaron -y ahora me recuerdan- que no le desee la muerte a nadie. Realmente (que yo sepa) nadie tiene el poder para lograrlo efectivamente, desearlo ya es más fácil. Acá en España se cagan en sus muertos, un insulto tan fuerte como querer que alguien muera para pagar la ofensa que produjo. Es exagerado, pero estoy convencido que hay gente que se lo merece. El violador y asesino de niños, el torturador genocida de embarazadas, solo para citar algunos ejemplos, se lo merecen bien merecido, ¿qué no es políticamente correcto?, pues no, pero no me importa. Para mí se lo merecen y lo digo.
Pero existe otro tipo de personas o engendros a los cuales uno en un primer momento piensa que ojalá se mueran bien muertos, al pasar unos minutos ya la razón hace su entrada y desea algún mal que no llegue a tanto y en un rato uno recapacita y ya piensa (o se consuela) que ya lo va a pagar. Para fortalecer este último deseo se fortalece quizá con un "en esta vida o en la otra", que es como decir como sos tan hijo de puta seguro que te salvás.
Así, que viniendo hoy a mi trabajo, por la vereda, alejado lo más posible del agua acumulada de la calle, crecida durante las lluvias madrileñas nocturnas, venía yo cuando un hijo de puta, con solo la finalidad de joderme la mañana, a más de 80 km/h, se arrimaba a la acera y levantaba una ola de 2 metros como para sumergirme durante un momento la mitad de mi cuerpo con un agua cochina propia de la carretera. Ni paró. Habrá sido que vio mi cara de asesino con mi pelo chorreando. O quizá hasta le pareció gracioso.
Acá queda esto y mi cabreo, eso sí, aunque nunca te enteres que esta entrada es para vos, que sepas hijo de puta que ya la pagaras!. Si no es en esta vida, en la otra.

9 comentarios:

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Bueno, tanto como desearle la muerte no, pero por lo menos que le deje la novia o que le roben el coche. O las dos, qué coños, que el muy cabrón lo hizo aposta.
Gus, te mandaría un abrazo solidario, pero no sé si ya te has duchado y cambiado de ropa...

BLOGus dijo...

No pude ducharme porque el cabrón me mojó rumbo al trabajo. Tanto como la muerte ya no (ya casi se me pasó el enfado) pero que lo deje la novia por quedarse impotente y que le roben el coche, sí. Que se joda! (que suerte que se me estaba pasando que si no...)

Ispilatze dijo...

mmm...¡¡Uff!! Me has tocado la venilla patria (que no tengo!!) No. No siento "raíces", o más bien arraigo donde me place asentarme aunque sea por un rato.
Sí. Por "acá" somos de un exagerado que asusta. Malquedas, malhablados, insultantes, bordes.Ahora me "refugio" en un rincón de esta tierra en donde –mira tú– me han enseñado a calibra mis insultos. Aquí,donde "hostia" y "mecaguendios" corren que vuelan, está prohibido decir "hijo de puta", por ejemplo. A las madres, ni las "mientes". Se enfadan pero de verdad. Supongo que cagarte "en sus muertos" les duele menos. ¿Qué es? ¿Costumbre? ¿Formas de entender? Y digo yo: démonos por insultados cuando el ánimo es de verdad insultante y no sólo la palabra. Pero, aunque sea como ejercicio, aprendamos a medir esas palabras hirientes que en realidad no "dicen" lo que quieren "decir".
Uff!! qué speach para estrenarme!! Nos leemos. Volveré. ;)

Iván dijo...

Me cago en tus muertos es una expresión que se dice algo a la ligera. No creo que queramos la muerte de nadie. Al menos nunca lo he dicho con esa intención. Pero, desde luego, hay quienes se merecen una buena patada en los huevos. Ojalá se la dé alguien a ese HDP antes de que acabe el día.
Lo mejor de todo es la sensación de bienestar que da quitarse la ropa.

Doña Paranoica dijo...

Que mala sangre tienen algunas personas. Pero vamos, yo soy de las que opinan que a "todo cerdo le llega su San Martín", solo es cuestión de tiempo y paciencia verlos caminar al matadero.

la Harych dijo...

No te quepa duda Gus, los choferes nos odian, somos sujetos de mojaduras y otras yerbas, ma sí putealos lindo! y si se ofenden mandale un me cago en tu hermana que es mi frase de cabecera ¡y listo! Un abrazo y que empieces un buen año. Toma la agüita como bendita!
Vivi

Juan Santiago Ruetter dijo...

Me solidarizo enormemente por que más de una vez erré un piedrazo a estos hijos de puta, pero jamás olvidare aquel día en Acevedo y Vera (Villa Crespo, BAires)cuando tube suficientes reflejos para lanzare un palo que por mojado estaba pesado a uno de estos cretinos que iba en un Falcon, por fín lo di a uno y me fuí corriendo detrás con la certeza de pasar la noche en la comisaría por romperle bien la geta (¿o se escribe jeta?) cuando lo alcance, el hijo de puta no paró, recuerdo al gallego del bar de la esquina y el de la inmobiliaria del frente alentándome, nunca pensé en matarlo al igual que no pienso en matar a tipos como los que nombrabas antes , simplemente no pienso en matarlos por que los muertos no sufren y hay quienes merecen sufrir.

Mariolinocopinol dijo...

Pues que mala pata! dejame enviarte desde el pulgarcito de América mi solidaridad y los deseos porque a ese infeliz no se le pare el miembro con su pareja (del sexo que sea) por desconsiderado!

Carilisve dijo...

¡Hola Blogus! Y feliz año 2008.
Bueno, para solidarizarme contigo vaya una mentada de madre, cada vez que respire un chino, al cabrocillo que te bañó.

Me ha pasado incontable veces y de verdad es que indigna y molesta.

Un abrazo.