martes, 12 de febrero de 2008

Hace 24 años que se fue un genio.

Hace 24 años que nos dejó Julio Cortázar, el 12 de febrero de 1984 murió de leucemia en París. Demás está decir, por lo menos a los asiduos de este blog, de la admiración y el respeto que le tengo a Cortázar. Ya he publicado bastantes textos de él, inclusive su último inédito Ciao, Verona, ahora les dejo dos pequeños escritos de su Manual de Instrucciones de 1962.
Gracias Julio por hacerme disfrutar una y otra vez del placer de la lectura. Sigue descansando tranquilo que tus seguidores y las nuevas generaciones nunca dejaremos de leerte y admirarte.


Instrucciones para cantar
Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvidese. Cante una sola nota, escuche por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado, y lo mismo si oye un río por donde bajan barcas pintadas de amarillo y negro, si oye un sabor pan, un tacto de dedos, una sombra de caballo. Después compre solfeos y un frac, y por favor no cante por la nariz y deje en paz a Schumann.

Instrucciones para llorar
Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

6 comentarios:

Peter Punk dijo...

Me encanta Cortázar. Me gustan los cuentos q escribe, lo incisivo q es, la facilidad q tiene para contar una historia con tan pocas palabras y para engancharte en ella.

Un microrelato de Cortázar, Amor 77, de esos que me fascinan: "Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son."

Sun-T dijo...

Cada vez somos mas los que echamos en falta genios lucidos como este.
Gracias por los buenos momentos que me das leyendote, Gustavo, y suerte en los premios perezoso

Belén dijo...

24 años ya??????

Joder, como pasa el tiempo!

:(

Besos

Akasha dijo...

Tienes un premio más para tu colección, en mi blog ;)

NCB dijo...

Dejando señales de visita. Saludos mb post

MOIRA dijo...

El mejor legado de JULIO CORTAZAR es todo lo que nos dejó..emociones..sentidos..y tantas y tantas cosas hermosas..

Que bonito que esta mañana de lluvia( me gusta la lluvia) y de desilusión personál haya entrado en tu casa para leer las instrucciones de como emocionarse..aunque para llorar hoy no necesite instrucciones

Besitos viajeros