viernes, 16 de mayo de 2008

6 meses esperando el apocalipsis... y na...

Después de encerrarse en una cueva en Rusia desde noviembre del año pasado esperando el fin del mundo, los integrantes de una secta rusa se dieron cuenta que eran idiotas y salieron. Y es así, para que vamos a llamarlos de otra forma, son idiotas y listo. Llevados como corderitos por un líder que tenía perturbaciones mentales, se encerraron en las profundidades de la tierra a esperar que el mundo se acabara. Lo que se acabó fue la vida de dos mujeres, una por un ayuno mortal (sin nada de sentido figurado) y otro por enfermedad, lo que apuró la decisión de salir a la superficie ante el riesgo de infecciones por el cadáver.
Si estas pobres personas leen este post (será difícil por el idioma) que sepan que el mundo todavía no se acabó, todavía.
Me imagino día tras día, rezando en la oscuridad y pensando que esa noche sí, que ya tocaba, que al otro día estarían peinándole las barbas a Dios. Seguro que soñaban con volar como angelitos entre las deidades del paraíso mientras el resto de nosotros nos quemábamos en las llamas del infierno o directamente en las llamas del calentamiento global. Me los imagino pensando que listos y profetas habían sido. Esto día tras día, durante seis largos meses, hasta que el menos estúpido, se animó a hablar y les dijo:
- ¿Y si esperamos fuera, cerquita de la cueva, y cuando veamos algo raro nos metemos rapidito?
Dicho y hecho, salieron a esperar, pero lástima que afuera estaba la policía rusa que no creo que se anden con vueltas sabiendo que abajo, en la caverna, quedaban dos personas muertas.
Todos presos. Y Dios desde arriba sigue con las barbas enredadas.

Nota del autor: Si esta entrada daña los sentimientos de los idiotas, de los integrantes de sectas o de los barberos divinos, lo siento.

Información seria (un poco)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, estoy de acuerdo contigo y tengo un comentario en mi blog que puede complementar tu idea
http://mirta.mattexe.com/blog/?cat=3

Noa dijo...

Madre mía.......,increíble. Cada vez q pienso q he visto la idiotez más grande del mundo, viene una nueva q la supera...

Pinkerton dijo...

El fanatismo adultera mentes y corrompe percepciones. El problema es que el ser humano salvo honrosas excepciones olvida utilizar ese órgano preciado llamado cerebro.

Excelente blog.

Un saludo.

tejados dijo...

Pobre gente, quien sabe lo que tendrán en sus pensamientos que los llevan a hacer estas cosas tan trágicas, hasta perder la vida....