miércoles, 7 de mayo de 2008

Mirá que ocurrentes!

Como el toro no le gustaba al público, no se sabe todavía a quien, pero se le ocurrió la maravillosa idea de meter al ruedo a una máquina excavadora, en principio para "dirigir" al toro a la salida para que entre otro y así que la gente disfrute más. Pero el toro no entendió y se puso a embestir a la máquina. ¿Resultado?
El toro se lastimó mortalmente y tuvo que entrar un torero para sacrificarlo. Esto ocurrió en Granada, en Piñar.
La presidenta de la corrida, la concejal de Cultura (¿?), María Dolores Álvarez, fue quien recomendó la retirada del toro en un primer momento porque -según sus declaraciones al periódico Granada Hoy- consultó al veterinario y este le dijo que el toro quizá estuviera ciego y era mejor no lidiarlo.
Por supuesto que se abrió un expediente, veremos si sancionador, a la organización.
Esta es otra salvajada que se suma a la propia "fiesta", ya de por sí polémica. No sé que hace falta para que de una vez por todas se discuta seriamente si lo que es una tradición de otras épocas pueda dejar de serlo y si se cree conveniente se prohíba. Algo que me horrorizó era escuchar la gente victoreando el toro y riéndose cuando el pobre animal se defendía de la excavadora, menudo publico tiene este espectáculo. Aquí, el vídeo.

2 comentarios:

Noa dijo...

Mi opinión la tengo muy clara. No me extraña q el público animara... son igual de asesinos q los organizadores. Quien acude a un espectáculo de muerte, recibe eso.
Repito,es lo q siento yo.

Carilisve dijo...

¡Hola Blogus!
¡Vaya Bestia! El de la idea de meter el tractor al ruedo.
Realmente indigna estos hechos...
Saludos