martes, 3 de junio de 2008

Gambia amenaza con cortarle la cabeza a los gays

El otro día hablaba de la vuelta al siglo XIX por una sentencia en Francia que anulaba un matrimonio entre musulmanes porque la mujer no se había casado virgen. Y como en este mundo nunca las desgracias vienen solas, otro hecho gravísimo está pasando en Gambia y –como casi siempre- nadie hace nada. El dictador de ese país africano, Yahaya Jammeh, prohibió la homosexualidad en el país y decretó que todos los gays abandonen el país en 24 horas, bajo penas de 14 años de cárcel o según sus propias palabras incluso llegaría a “cortarles la cabeza” y remarcó que su país vive “gente civilizada y creyente”. Civilizada… lo que hay que oír.
El pasado viernes, la policía detuvo a dos españoles acusándolos de prácticas homosexuales y todo porque un par de taxistas los denunciaron cuando los llevaron a un hotel. Encima de taxistas, chivatos.
El mundo sigue dando vueltas y hay cosas que no cambian, la irracionalidad sobre la libertad individual de las personas sigue avasallando derechos humanos universales, pero ¿Qué se puede hacer? ¿Invadirlos?, obviamente no. ¿Castigarlos económicamente?, tampoco, porque ya sabemos quien paga. ¿Entonces?.
No quedan muchos caminos quizá solo recibir a todos los que se sientan perseguidos por su orientación sexual como refugiados en nuestros países más civilizados, con problemas puntuales pero más libres, sin lugar a dudas.

Mas información

1 comentario:

lacasadelrock dijo...

esto... pensaba que habia gente para todo, pero hasta llegar a este punto no lo sabía, bueno un saludo :_D