lunes, 11 de agosto de 2008

Bombardeando la libertad del espíritu

Después de la licencia voyeurista y frívola que me tomé en la entrada anterior, hablemos de cosas serias: El espíritu olímpico.
El espíritu olímpico, para quien no lo sepa, es ese ente abstracto que mediante silencio e hipocresía mantiene a los países calladitos frente a los atropellos a la libertad del país organizador de los juegos. En este caso China.
En nombre del deporte nadie debe (ni puede obligado) hablar de política, libertad, democracia, derechos humanos y por no hablar, no se puede hablar ni del arroz tres delicias.
Solo se puede correr, saltar, nadar, meter goles, encestar, lanzar la bala y otras muchas más disciplinas que siendo honrosas (algunas son horrorosamente aburridas) tapan por un mes lo que pasa realmente durante todo el año en el país anfitrión.
El silencio mundial fue solo roto por George W. Bush y sus pedidos hipócritas y oportunistas sobre la ampliación de las libertades de los chinos. Me sorprenden (o no tanto), que justo vaya a hablar el que se va y el que calla su Guantánamo.
El resto del mundo, nada.
Mientras tanto, los atletas en silencio se van colgando medallas y subiendo a los cajones
Y Georgia invade sangrientamente la región separatista de Osetia del Sur y Rusia responde “ayudando” a sus aliados, lanzando un ataque aún más sangriento.
¿Qué pensarán las gentes de esas ciudades, mientras buscan sus hijos entre los escombros, que en la televisión en ese momento estén pasando la final de esgrima?

6 comentarios:

John C. dijo...

Del espítitu olimpico solo queda el nombre,y poquito más como la buena voluntad de boquilla.Y en cuanto a los derechos humanos y las Olimpiadas,etc,etc...¿es que hay algún país que no los haya pisoteado alguna vez a lo largo de la historia?.Nadie está libre de pecado.Pero cada cuatro años queremos creer que a pesar de los pesares,pueda haber algo que una a todos los paises en un mismo objetivo.

Gracias por pasarte por el blog.Espero que ya hayas enterrado el sindrome postvacacional.

Un saludo cordial.

Gustavo Rey dijo...

Ya casi enterrado totalmente...

Noa dijo...

Hoy he flipado ya del todo...
"Las autoridades chinas deben autorizar la realización de la famosa ola en los estadios de voleibol, ya que a quien se le sorprenda será sancionado"
¡La ola! ¡hacer la ola! , ¿me rió o lloro???? Creo q no hace falta hacer más comentarios... Hasta a chorradas así llegan...

MOIRA dijo...

Bienvenido de nuevo..ya´ví que devoraste cada se gundo de felicidad junto a los tuyos, eso es maravilloso y me alegra de todo corazón..
Sobre tu post..creo y es mi opinión que de ese tan hablado ESPÍRITU OLÍMPICO queda la frase..
Siempre hay un roto para un descosido se dice..Mientras en unos lugares del mundo muchas personas disfrutan sus vacaciones tumbados al sol y comiendo y bebiendo cosas ricas..En otros..los niños se mueren de hambre..las étnias se matan de forma sangrienta..un ser humano muere de un simple resfriado porque no hay medicínas...etc..
Esa es la cara y la cruz de nuestro mundo querido gus..
y nosotros muy poco podemos hacer..aunque por mi parte si fuese gimansta,tiradora de jabalína,corredora de ciclísmo(pese a los dopájes)etc..me negaria rotundamente a participar en un pais que oprime,mata,y sobre todo coacciona las libertades de otros seres humanos..
Pese a que mucha gente haciendo esto sea feliz...
Maldita sea la impotencia!!!
Y que yo no pueda ser un hada madrina aunque engorde!!!!

Besos enormes

Pablo dijo...

Gustavo.
Un gracias por comentar!
Te invito a que te pases por mi blog y te sumes a en el nuevo proyecto en el que estoy participando.
Lo titule Que estas haciendo para cambiar el mundo? estas haciendo para cambiar el mundo?/a>, es gratis, y estaría bueno que esto se siga extendiendo.

Espero tu respuesta.

Salu2
Pablo
www.loencontreenlaweb.blogspot.com

Elisa dijo...

No sé si llamarlo espíritu olímpico o intento patético de patriotismo para tener durante todo el verano a todos los habitantes de un país viendo los logros o semilogros de sus deportistas, evitando así que piensen en otras cosas que probablemente sean más importantes.
De todas formas no logro entender el por qué de las pocas acusaciones hacia la falta de libertad de China. Al final calladitos parece que siempre estamos más guapos.