jueves, 14 de agosto de 2008

De la buena de ayer a la mínima de hoy

Ayer les comenté la noticia de un inmigrante nigeriano, Don Amby, que mientras vendía pañuelos de papel en un semáforo, encontro una cartera y la devolvió con 2,700 euros, ya que entre la documentación constaba las direcciones del propietario.
Al dueño se le había caído cuando pasaba por esa esquina en moto. Junto al dinero también había tarjetas de crédito y un par de cheques. ¿Saben cuanto recibió Don de recompensa por su buena acción?, 50 euros.
Ustedes dirán que las buenas acciones no se realizan por la recompensa, pero si quien la hace es un inmigrante ilegal que se gana la vida como vendedor ambulante de pañuelos, ¿no se hubiera merecido algo más de la rata tacaña que recupero su dinero?. Pues, sí.
Más info

7 comentarios:

Edipo/de/Tebas dijo...

a lo mejor le mañana se arrepiente y le compra todos los pañuelos; dale una oportunidad con el beneficio de la duda! muy bueno tu blog. Saludos.

Noa dijo...

Eso lo he pensado yo también. Hoy veía en las noticias a la gente que iba parando los coches, y le iban comprando los pañuelos por una pasta, es decir, que son los demás los que están agradecidos, mucho más que el dueño de la cartera por lo que se ve...
Y ha aparecido un "pintas" diciendo "esto demuestra q ESTA gente no es tan mala..." por dios!!!!
Y el tío este sigue sin papeles, y con dos cojones vendiendo pañuelos para mantener solo a su hijo... manda wevos.

Carilisve dijo...

¡Hola Blogus!
Observé con estupor la noticia a través de TVE Internacional, y cuando escuché cuanto dinero le ofreció como recompensa por haber devuelto la cartera, el dinero y las tarjetas de crédito, pensé exactamente lo mismo: "rata desgraciada".
Al contrario de lo que opinan otros, no creo en segundas buenas intenciones o arrepentimientos de última hora.
Ese tipo de actos deben nacer y florecer espontáneamente, de inmediato... fluir como algo natural y sobre todo con una profunda conciencia humanista.
En el mismo momento que le ofrecía esa "miseria" como recompensa de un noble y, sobre todo, inusual acto, esa persona demostró, total ausencia de criterio de interrelación con el colectivo.

John C. dijo...

Por desgracia,la recompensa a la honradez no es proporcional-no generalizo pero mayormente es así-a la grandeza de esa virtud.

O ses,que claro que es una putada que solo le de una propina de 50 euros despues de salvarle todo ese dineral,pero ya digo que tampoco se podía esperar otra cosa.¿Ea injusto?.Sí.¿Es hipócrita?.¡Y tanto!,pero ser honrado es lo que tiene:que nunca se valora en su justa medida.

muchachadeojostristes dijo...

se merece una regularización, que traigan a su familia y un buen trabajo y los 50€ que se los metan por donde les quepan
besitos

Devin Town dijo...

Pues sí, hay que ser cutre. Pobre hombre. Joe que haya devuelto el dinero en su situación es un acto de honradez… pero de los grandes. Y 50 miserables euros… no sé.

También habría que conocer al hombre que perdió el dinero, a lo mejor era todo el dinero que tenía y para él darle de recompensa los 50 euros era todo lo que se podía permitir. No lo sé, me he enterado ahora por tu blog, así que no sé muy bien que opinar.

El Hermano Montgolfier dijo...

Cosas tiene la vida. Pero según tengo entendido, la recompensa (o gratificación) no es voluntaria y al albedrío del dueño. Creo que por ley, si encuentras algo, te corresponde el 5 o 10 % de lo recuperado, por lo que a este buen hombre le corresponderían al menos unos 150 euros del efectivo, más lo que fuere de los cheques.

Un saludo