martes, 30 de diciembre de 2008

Para Reyes me pido...esperanza. ¡Concedido!

Estas épocas de fiestas varias, religiosas, paganas, inventadas, pero siempre aprovechadas con alegría para ver a la familia, a los amigos, al cordero, al whisky , nos traen un tiempo de esperanza. Mal que nos hace, lo que pasa en el mundo con sus guerras de siempre, con los castigos unilaterales a los pueblos, a los civiles, mal que nos pese, al llegar otro año, no podemos evitar, quizá no siempre concientes de ello, de tener esperanza; puede ser desmedida, solo correcta o pequeñita, pero esperanza al fin.
Este año, los Reyes Magos, nos traen –a Elena y a mí- una esperanza, desmedida y pequeña a la vez. Mi hijo Nahuel. El bebé está por aparecer en escena y dejará de alimentarse de mi mujer internamente, para pasar a alimentarse de mi mujer externamente, su nacimiento me trae un amor –que como decía mi amigo Mario- no sabía que existiera. Un amor tan fuerte que aunque lo vi borroso y digitalizado en un ecógrafo, me invade todo. Uno de los daños colaterales de estas obnubilaciones quizá sea que este escribiendo menos en el blog.
Porque no me sale mi normal mala hostia sobre el mundo, mi queja permanente ante el orden horrible que nos oprime, mi odio a miles y miles de cabrones que nos hacen la vida más difícil. No me sale esta catarsis, esta sublimación ante la impotencia de poder hacer poco, no me sale escribir de estas miserias humanas.
En estos días vivo en positivo y aunque entiendo y padezco las mierdas de este mundo no puedo más que mirar hacia delante y ver con ojos de amor como mi hijo me dedica su primera sonrisa. Quizá exactamente igual como le pasó a mi papá conmigo.
Este es el verdadero futuro, ni la hipoteca ni la jubilación ni siquiera el éxito laboral, el verdadero futuro de todo, son ellos, los que nacen y nacerán, los que vendrán sin quererlo a tratar de arreglar lo que los adultos estamos destrozando desde siempre. Y cuando ellos dejen de ser niños –como dejamos de serlo nosotros- también tendrán su futuro y sus esperanzas.
¡Bienvenido Nahuel! (y que sepas que el tren eléctrico que voy a regalarte es para que juguemos los dos).

¡Feliz 2009! Y que los Reyes les traigan algo de esperanza, mucho amor y un buen Rock’n Roll.

20 comentarios:

Noa dijo...

Sin lugar a dudas, creo q esto es lo más bonito q he leído en todos estos días...
Odio la navidad y para mi están siendo muy tristes, pero ver como la vida sigue con lo que te está ocurriendo, pone ese rayito de esperanza q justo hoy necesitaba ver.
Gracias Gus por compartirlo.
El 2009, para ti, para Elena y para Nahuel, será el más bonito del mundo.
Enhorabuena!
Un beso grande, grande!

Gustavo Rey dijo...

Gracias Noa, ya iré contando mis aventuras de padre! saludos

Empleo dijo...

Espero que los reyes magos te traigantodo lo que pides, y no sólo a ti, sino a todo el mundo. A ver si el 2009 nos va a todos un poco mejor...
Feliz año nuevo!

Bonzu Pipinpadaloxicopolis III dijo...

feliz año nuevo!!

Sun-T dijo...

Aunque detesto estas fiestas, tu post me ha dejado tan buen sabor de boca que os doy la enhoranuena a los dos y os deseo lo mejor para este 2009.
Un abrazo desde la ataraxia

Escriba dijo...

Fantastico Gus!!!

Menudo notición que acabas de compartir,je,je.Mi más sincera enhorabuena por ese pequeño tesoro que pronto tendrás en tus manos.

Lo del feliz 2009 es obvio que ya se cumplió.Pero deseo que sea sólo el principio de un año pleno.Abrazos y Esperamos impacientes la foto del pequeño Nahuel.

María Marín dijo...

Yo pido paz. En tiempos de Paz es posible todo, incluso la esperanza.

Felía año nuevo!

kyle xy dijo...

Feliz año amigo, y felicidades por ese acontecimiento que es uno de los acontecimientos más grandes y especiales.
SALU2

Carilisve dijo...

Hola
¡Feliz año!
Retornando de mis vacaciones playeras, fiesteras y de fin de año, me consigo con esa extraordinaria noticia.
Me alegra que vayas a ser padre.

Disfruta al máximo estos momentos y los que vienen; exprime los segundos, arrebátale horas al sueño, deja a un lado aquellas cosas que creías importante y que ahora no lo son tal... vale la pena, bien vale el esfuerzo...

Felicitaciones amigo.

treserantres dijo...

Enhorabuena, feliz noticia, desde luego que tendras esperanza, y preparate para vivir lo mejor de la vida: un hijo.
Os deseo mucha felicidad con vuestro Nahuel, precioso nombre.
Un beso

MOIRA dijo...

Felicidades..
Enhorabuena por ese bebé y por la esperanza que irrádian tus palabras..
Seguro que este año es bueno..seguro..
Un enorme placer leerte y un besazo a los papás y al bebé..

tarot dijo...

Feliz año y esperemos que las cosas no sean tan negras como las pintan algunos y podamos salir adelante.

Saludos.

jugar slots dijo...

Muchos exitos en este nuevo año que comienza! Las cosas pueden parecer cuesta arriba, pero siempre se camina hacia adelante! Un fuerte abrazo y los mejores deseos!

dunna dijo...

Enhorabuena por tu bebé y tu buen rollo!

Casas en Venta en zona Norte dijo...

Pideme un poco de esperanza para mi también - el 2009 viene dificil.as

migueloti dijo...

Me encanta tu blog! Que envidia como escribes! Sigue así. Te añado a mi blogroll!! Merece la pena leerte.

Estoy de acuerdo con Noa, salvo en eso de que odio la Navidad, que no es cierto, pero si que le das ese toquecillo...

Saludos!

Hosting Colombia dijo...

La esperanza nos debe acompañar todos los dias de la vida. Esperar un bien futuro, es atraer ese bien. Esperar un bien futuro, nos motiva a actuar en favor de él, nos alimenta con la energia necesaria para convocarlo y nos despeja para verlo llegar.

Mariana Alvez Guerra dijo...

Me ha gustado muhco tu blog, estoy ansiosa por saber mas de ti. Nos seguimos leyendo.

http://gymbrainstorming.blogspot.com/

Nadia dijo...

gus!!! venia atrasada leyendo tu blog, asi que hoy me puse al día... y con esto que escribiste me hiciste llorar...los extraño mucho! y espero que no pase tanto tiempo para verlos... los quiero mucho!!!!!

Sevilla en Salsa dijo...

Estas épocas de fiestas varias, religiosas, paganas, inventadas, pero siempre aprovechadas con alegría para ver a la familia, a los amigos, al cordero, al whisky , nos traen un tiempo de esperanza. Mal que nos hace, lo que pasa en el mundo con sus guerras de siempre, con los castigos unilaterales a los pueblos, a los civiles, mal que nos pese, al llegar otro año, no podemos evitar, quizá no siempre concientes de ello, de tener esperanza; puede ser desmedida, solo correcta o pequeñita, pero esperanza al fin.