martes, 30 de septiembre de 2008

Una buena cosa

Publicado en Página/12, hoy, 30 de septiembre.


PIRULO DE TAPA

BUENO

El 21 de este mes, un chico de trece años asaltó con una pistola de juguete un autoservicio de la ciudad de Bahía Blanca. Con un botín de 200 pesos, salió corriendo. Abraham Bueno, el dueño del negocio, salió en su persecución durante cinco cuadras, hasta que lo alcanzó y, cuando el ladrón lo amenazó con el arma, le dio una fuerte paliza. “Me puse como loco, hasta que me di cuenta de que era un chico.” Entonces le dijo que no haría la denuncia si le prometía volver a su negocio para hablar sobre una posibilidad de empleo. Una semana después el chico volvió, habló con el comerciante y finalmente trabajará en el lugar que había ido a asaltar.

Se termina.

Otro voto "no positivo"

“Mi voto es no positivo”, recordando el voto del vicepresidente Cobos en el senado argentino en la votación de las retenciones al campo, ayer, de cierto modo, se repitió la historia en Estados Unidos, obviamente una cosa no tiene que ver con la otra pero el fracaso del gobierno fue en ambos casos. Esta vez fueron los propios congresistas los que no aceptaron las directivas de Bush y su plan de salvataje financiero.
Que los contribuyentes solventaran el dinero (y la falta de escrúpulos) para salvar empresas privadas que anteriormente los estaban desangrando parece que no ha caído bien entre los diputados.
Quizá por diferentes motivos, algunos republicanos no quisieron volver a una política tan proteccionista, intervencionista y de alguna forma con flecos “comunistas” (entre comillas porque no me lo creo nada). Y otros que quizá pensaron que los impuestos públicos no son para salvar a las empresas privadas. Que ellas se salven solitas.
Claro que muchas soluciones mágicas no hay y estamos al borde del precipicio por las malas artes de los bancos y usureros del gran país del norte.
Y lo dejo acá, mirando para abajo a ver si hay fondo, quizá como pasa en sitios más latinoamericanos es necesario caerse hasta el fondo para tomar impulso y salir a flote. Veremos.

viernes, 19 de septiembre de 2008

El racismo argentino

Será porque uno mira en el ombligo del otro antes de mirar en el propio, será que uno no quiere reconocer los males de su pueblo, para no quedar generalizado con el resto o simplemente por patriotismo pelotudo. Pero he escrito en este blog infinidad de veces contra la xenofobia y ninguna hablando del racismo que hay en Argentina contra las comunidades de inmigrantes que viven allí.
Siempre hablo de la discriminación en algún país árabe o contra racismo de los nacionales hacia los inmigrantes que arriesgan la vida o escribo sobre los latinoamericanos que aquí en España muchas veces –no siempre- son discriminados por el color de piel.
Pero me olvidé o se olvidó mi subconsciente patriota e idiota lo que les hacemos pasar a ciudadanos bolivianos, peruanos, paraguayos y a un largo etc, en Argentina.
Siempre va haber alguien que necesite emigrar y buscarse la vida en algún lugar donde también emigramos. Esta es la globalización, donde algunos pocos se comen la torta y la gran mayoría, se come las migajas, chupa el plato, lo lava y lo pone limpio para que ELLOS coman de nuevo.
El racismo que existe en Argentina existió siempre, contra los “bolitas”, “peruchos” o “paraguas”, así nos referimos a los bolivianos, peruanos y paraguayos.
Y a mí me duele muchísimo y quizá en la distancia, ya emigrado acá en Madrid, con amigos de todas las nacionalidades (principalmente latinoamericanas) comprenda que por ser “más europeo” sigo siendo parte del gran pueblo latinoamericano, sin fronteras conseguidas con guerras y conquistas, sin diferencias de piel según la selección realizada por las masacres e inmigración de tierras europeas.
Me avergüenzo de nunca haber hablado de este tema.
Suerte que no todos somos iguales. Voy a publicarles una carta que envió mi hermana Lara al periódico Clarín y le publicaron, después una respuesta a esa misiva que le escribió una mujer llamada Magaly.
Reflexionemos un poco y siempre pongámosnos en el lugar del otro cuando se nos cuele algún comentario racista.


Carta publicada en Clarín el 17-09-2008

Discriminación al pueblo boliviano

Viajando en un colectivo de la línea 140, llegué a la intersececión de las avenidas Córdoba y Callao, y el tránsito estaba cerrado por una movilización del pueblo boliviano. Ellos estaban defendiendo a su patria y a la democracia. Las personas que estaban en el colectivo empezaron a insultarlos, a burlarse de su nacionalidad, y llegué a escuchar: "Acelerá y matalos a todos". Los que estaban en ese colectivo, ahora, leerán esto y se harán los distraídos, algunos pensarán igual que ellos, pero muchos habrán sentido lo mismo que yo: vergüenza, impotencia y una inmensa tristeza. Es indispensable apoyar al pueblo boliviano en su lucha, y terminar con la inadmisible discriminación hacia nuestros hermanos latinoamericanos.

María Lara Fernández Ventura.


Respuesta a la carta publicada
Estimada María.
Soy Magaly, una ciudadana boliviana. Leí tu carta en Clarín.
Te agradezco y felicito por no pertenecer a la gran mayoría de argentinos discriminadores y soberbios que se creen superiores quizás por tener la piel mas clara...no se, pero se que no es solo ignorancia porque también hay medios de comunicación que discriminan y difunden ese mensaje distorsionado a sus oyentes y televidentes, culpándonos a los extranjeros de casi todo lo malo que ocurre en la Argentina.
Lo que escuchaste en el colectivo me hizo recordar a una chica boliviana que viajaba en tren hace unos años, estaba con su bebé cargado a sus espaldas y llevaba unas bolsas, lo que molestó a los demás pasajeros y empezaron a insultarla y empujarla hasta hacerla caer del tren, por lo que murieron ella y su bebé, (o mejor dicho así los mataron) No se pudo hacer justicia porque según dijeron no hubo suficientes testigos dispuestos a contar lo que vieron, esto me enteré por un programa de canal siete. Lo recuerdo ahora y no puedo evitar llorar...
Llegué a este país en 1986 con mis hijos de 2 y 4 años. En la escuela eran el blanco de bromas crueles por ser bolivianos y también por ser callados y tranquilos, (porque así somos y eso confunden con tontedad) no servía de nada hablar con los docentes, incluso en una ocasión cuando mi hijo se quejó a su docente del maltrato de sus compañeros esta le respondió "no me hablés en boliviano".
Escuché el otro día en la radio decir a un oyente “si los extranjeros se quejan de nosotros porque no se van a su país" Creo que nadie se va de su país si tiene todo lo que necesita para vivir dignamente. A pesar de todo quiero a este país porque se que también existe gente como vos.
A veces me pongo a pensar como algunos argentinos son tan maltratados cuando viajan a España por ejemplo. Pasarán lo mismo que nosotros, eso debería servir como enseñanza para aquellos que discriminan.
Te pido mil disculpas por tomarme el atrevimiento de escribirte pero quería que sepas que tu carta me lleno de alegría y gratitud. Que Dios te bendiga.

Magaly

jueves, 18 de septiembre de 2008

Cae otro, y van...

¡Mirá vos! otro de los mierdas que siempre estaba evaluando a la economía argentina, promoviendo recortes en lo social y animando al país a seguir endeudándose para continuar pagando intereses e intereses, solicita una ayudita millonaria en Wall Street. Es el turno del rey de los índices del miedo, Morgan Stanley que ahora está buscando comprador para no ir a la quiebra. Digo yo, ¿por qué no lo compramos entre unos países latinoamericanos?. Solo para humillarlos, solo para que vean que ellos que se creen los dueños del mundo, cuando vienen las malas son los primeros que se rajan. Sinceramente, comprendo que como estamos tan dominados y somos tan dependientes de la economía precursora de este mal tan arraigado que es el capitalismo, si se hunden, nos llevan al fondo a nosotros también. Pero aunque sea simbólicamente, no puedo dejar de sonreír cuando el Estado estadounidense rescata empresas mediante estatizaciones encubiertas haciendo lo que siempre criticaron.
Los Lehman, los Morgan y los AIG nos enseñan que dentro del capitalismo nada es absoluto, nada es definitivo.
Nos demuestran que los países emergentes tienen que escucharlos poquito, a ellos y al FMI, y si no quieren quebrar, deben hacer todo lo contrario de lo que ellos quieren.


Más información formal

Salvajes, solo sois salvajes. Ni tradición ni nada.

Hasta que las celebraciones y las "fiestas" salvajes de gente que se divierte torturando animales no se acaben, España seguirá siendo salvaje. Mucho avance tecnológico y económico (por lo menos hasta la crisis) no pudieron terminar con el circo sangriento. La foto de abajo es de el Toro de la Vega, en Tordesillas (Valladolid), donde los maltratadores cabalgan como jinetes intrépidos para dar caza a un toro y destrozarlo a lanzazos. Solo la basura humana puede hacer esto.
No me vengan con las tradiciones y gilipolleses por el estilo, esta mal y punto. ¿O acaso antes también no se luchaba en la arena contra animales salvajes y gladiadores? ¿Y que pasó? ¿sigue siendo una tradición en Roma?. No

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Reflexiones aburridas de un mundo que se va al carajo

Ahora que el capitalismo se cae, se destroza, se reinventa y nos joderá de nuevo en el futuro. Tendría que ser el momento de plantear si el sistema es tan hijoputa como pensamos o lo es aún más. Los que antes miraban con desprecio a los países subdesarrollados o en vías de desarrollo, vaticinándoles males terribles, se dieron cuanta que mientras opinaban y corregían las economías de los demás estaban olvidándose de las suyas propias. Y pasó lo que tenía que pasar: se fueron al carajo junto con los embajadores norteamericanos de Bolivia y Venezuela.
Ustedes ya saben –y sino se los digo- que la palabra “Crisis” en –por ejemplo- China significa “oportunidad”. Ahora habría que definir quien interpreta a la oportunidad, si es EEUU, es una oportunidad para sacudirse a los débiles de sus espaldas y aún con más fuerza dominar a los demás. Y para el resto del mundo es una oportunidad para modificar la dependencia que tenemos del país del norte y de la hipoteca que no puede pagar cualquier estadounidense en Kentucky.
Es tiempo de independizarnos de nuestros padres, de dejarlos atrás y empezar a caminar solos, entre hermanos, sin que la visión del águila nos controle desde las alturas.

martes, 16 de septiembre de 2008

Hijos de Lehman!

Qué tiempos aquellos cuando ESTOS eran quienes pronosticaban recesiones y quiebras...

viernes, 12 de septiembre de 2008

El pirulo de Tapa

Publicado en Página/12 de Argentina

GOLPE

“Miren, pitiyanquis, no se les ocurra lanzar un golpe o una locura de ésas. Les aviso, yo no soy el Hugo Chávez del año 2002. Si el gobierno bolivariano hubiese sido definitivamente derrocado ese año, yo ya estaría en alguna montaña con los fusiles en la mano. No crean que le van a hacer a Venezuela lo que hicieron en Chile en 1973. No lo van a lograr. En aquel momento, el pueblo chileno y el presidente Allende estaban solos en este continente, pero hoy no.” (Del presidente venezolano, Hugo Chávez, cuando acusó a EE.UU. de estar implicado en un nuevo intento de golpe de Estado en su país.)

"¡Váyanse al Carajo!"

"¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda, que aquí hay un pueblo digno. Váyanse al carajo cien veces!"
Con estas palabras tan poco diplomáticas pero no menos ciertas, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, otra vez está en los titulares. Esta vez expresando lo que tantos pensamos, estamos hartos de la injerencia de los Estados Unidos, estamos cansados de que decidan por nosotros, de que se crean los dueños del mundo y como tales pretendan someternos.
Yo soy el primero en criticar las formas y los excesos verborrágicos de Chávez –ya me habrán leído-, pero en esta oportunidad tiene mi sincero apoyo.
Estamos agotados de los Estados Unidos y su justicia divina, de sus formas de mirar a otro ombligo antes que al suyo.
¿Por qué tiene que soportar el gobierno boliviano que el embajador del Norte se reúna con los separatistas xenófobos y nazis?. Porque creo que ustedes saben que los escuadrones juveniles de las regiones independentistas circulan por las calles de los pueblos en camionetas con enseñas nazis y falangistas, apaleando indígenas solo por eso, por ser aborígenes de esa tierra.




(presten atención al minuto 1:50)

Evo Morales echó al embajador de los EEUU. EEUU echó a al embajador boliviano. Chávez echó al embajador estadounidense.
Mientras que estas escaladas diplomáticas se sucede, ya hay 9 muertos en Bolivia por los disturbios.
Y esto no terminó acá. El presidente venezolano amenazó a quien quiera escucharlo, que si Evo era derrocado él y sus fuerzas militares entrarían a Bolivia para defenderlo.
Ojalá que no se llegue a tanto, porque los únicos perjudicados serían el pueblo boliviano.
Lo dicho, quizá Chávez no sea el paradigma de la corrección pero creo sinceramente que la posibilidad de la llegada de un mal mayor alentado por los EEUU es infinitamente peor que las formas del presidente venezolano.
Lo diga como lo diga, basta de injerencias yankies.
Se puede decir más alto pero no mas claro.

Más detalles, y más

jueves, 11 de septiembre de 2008

Nuestro 11-S

Un día 11, como hoy, comenzó a desmoronarse la ilusión que teníamos puesta en una Latinoamérica más justa y de izquierdas.
Un día como hoy, hace 35 años, la derecha de siempre –es decir facha- y los mismos imperialistas de siempre- es decir los yankies- terminaron con el gobierno del gran Salvador Allende, que por medios democráticos le daba un nuevo color a la América más olvidada.
Siempre te recordaremos, Salvador, por tu fuerza, tus ideas y tu compromiso. No puedo imaginarme –aunque lo intento- que hubiera sido de nuestras patrias sudacas si allá por los 70 hubiera empezado el cambio verdadero y nunca hubieran llegado los chacales.
La verdadera respuesta a cómo estaríamos hoy, si el golpe –y los sucesivos- no hubiese existido, la respondieron las bestias en ese momento golpeando.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Los desaparecidos de España

Se comienzan a identificar -después de tanto tiempo!- por orden del juez Baltazar Garzón, a los desaparecidos de la época franquista, una dictadura genocida que al llegar la democracia y para supuestamente "pacificar" al país, no se la investigó como debiera. Con la excusa de la transición ordenada se echó un manto de olvido sobre los crímenes y sus autores en la época que gobernó el enano maldito. 
Los socialistas aceptan la medida judicial, y como siempre el Partido Popular, la rechaza. Parece que la derecha es igual en todos lados.
Los registros se llevarán a cabo en iglesias (si "ellos" quieren) y en fosas comunes que durante años no quisieron removerse. Gracias a la lucha de los familiares de las víctimas y a que la justicia los escuchó, se comienzan a poner nombre a los cuerpos de las víctimas para que puedan descansar tanto ellas como sus familiares. 
Ahora esperemos que el "volver al pasado y abrir las heridas" que argumentan los populares no entorpezcan a la justicia y a la memoria.
Les dejo una viñeta genial de El Roto.

La presencia de los ausentes

A las fotos las separan 30 años. El autor es el fotógrafo argentino afincado en Barcelona, Gustavo Germano . Forman parte de la exposición “Ausencias” de la cual también se edita un libro-catálogo.
Después de 30,000 desaparecidos, entre 1976 y 1983, la exposición busca mostrar y hacernos sentir de manera gráfica y material las ausencias humanas que esta terrible y genocida dictadura que barrió y eliminó sueños, ilusiones y vidas de familias completas.
Estas son algunas de las imágenes impactantes de este excelente trabajo de la memoria. Nunca, pero nunca, olvidaremos o perdonaremos.
Para los que no estén tan familiarizados con este tema de los desaparecidos, sepan que a los que ahora –y desde algunos años- se juzgan en Argentina son los autores de estas desapariciones, de estos ausentes.
Gracias a estas fotografías, a la lucha de las Madres y Abuelas y por supuesto a sus familias, siempre estarán presentes.

Pinchar en las imágenes para ver más grande.







miércoles, 3 de septiembre de 2008

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida

Así que la candidata a la vicepresidencia por el Partido Republicano defensora de la castidad, tiene que hacer casar a su hija de 17 años por estar embarazada.
Y siendo tan patriota y conservadora también se descubrió que había pertenecido durante dos años a un partido independentista de Alaska.
Dicen las malas lenguas que la hija le dijo a Palin que estaba un pelin embarazada...
Nuestro pasado y nuestras palabras, nos dan cada sorpresa!

Las gacelas y los engranajes

Como gacelas desesperadas perseguidas por un león salimos todos los días del Metro (Subte, es lo que tiene ser bilingüe). Ayer me cerraron una salida y tengo que cruzar como un kamikaze la avenida que me separa del autobús que me lleva al trabajo del culo del mundo.
Un policía que miraba la escena de la corrida infractora sorteando autos, miraba con cara de papá y haciendo señas con sus manos para educarnos de que lo que hacíamos estaba mal y era peligroso. Pero a nosotros nos da igual, con tal de no perder el autobús cruzaríamos nadando el Amazonas si del otro lado hubiera una parada, el cruce peatonal queda tan lejos… y perderíamos como cinco minutos.
¿Es nuestra culpa cruzar como posesos?. En principio sí, pero con una visión formal del asunto.
Porque el asunto es por qué no estamos dispuestos a perder ni cinco minutos de nuestro día. Será por el poco tiempo que nos toca vivir, después de trabajar la mayoría de horas del día despierto. Porque las horas que dormimos no cuentan.
El león que nos persigue son las obligaciones. Porque uno tiene derechos y obligaciones, estamos en un Estado de Derecho, faltaba más, pero la obligación de trabajar es una responsabilidad mayor porque no la obliga el gobierno sino que, lamentablemente, es directamente ley de vida. Es una obligación humana y en la mayoría de los casos, solo somos un engranaje pequeño e imprescindible para que la máquina del sistema funcione.
Pero ese engranaje tiene que estar activo muchas horas por día y por muchos años y en la mayoría de los casos el trabajo nos jubila porque ya no les servimos.
En contraposición a esta mirada tan alarmista y pesimista del trabajo, tengo que decir que también el trabajo nos satisface con recompensas en forma de libros, entradas de teatro, nos permite viajar y conocer y hasta nos deja banalmente tomarnos una simple cerveza. En definitiva, la recompensa por engranar es una preciosa vida en sociedad.
El resto del tiempo trabajamos, y esta actividad nos deja tan poco tiempo libre, que cinco minutos ganados a la ida y cinco a la vuelta, representan como 60 horas más al año, nada más y nada menos que casi tres días más de ocio por año.
Un general presidente argentino, o viceversa, dijo una vez: “El trabajo dignifica”, mientras debajo de su balcón había miles de obreros que victoreaban sin saber ciertamente si era bueno o malo. Claro que en esas épocas lo que decía su general o la primera dama era ley.
Y esto me recuerda a cuando mi jefe me dice: “Cómo me gustaría cambiarte el puesto para tener menos responsabilidades”. Palabras vacías ya que –que yo sepa- nunca un jefe se cambió.
Concluyendo, no es lo mismo la dignidad de la maquina que la dignidad de un simple engranaje. Y ya que estamos, que el policía que nos reprendía, bien podría dirigir el tránsito y priorizar el paso de la manada.

martes, 2 de septiembre de 2008

La mentira obvia

Hoy voy a hablar de obviedades, nada nuevo, nada original, pero sí necesario. Las obviedades –al igual que una mentira repetida mil veces- al ser asimiladas sin discusión pierden su esencia y dejan de ser lo que realmente son.
Es obvio que los Estados Unidos, La Unión Europea y Rusia son poderosos, pero hay que recordarlo todas las veces que se pueda para que no olvidarlo nunca.
Es también obvio que los negocios entre ellos, son más importantes que cuestiones banales como los Derechos Humanos, la falta de libertad, la desigualdad social, etc etc etc.
¿Sería obvio que si un país pequeño invadiera a otro y reconociera parte de ese país como independiente, sería inmediatamente aplastado?. Sí, sería obvio, variarían los métodos, pero sea económicamente o militarmente, este país osado recibiría lo que merece. Porque es obvio, los poderosos son los que mandan.
Y, lamentablemente, también es una obviedad que los EEUU y la Unión Europea se hagan los boludos tibios, y solo negocien, cuando el que atropella a la legislación internacional es un poderoso socio económico como Rusia.
No hagan nada, señores, pero no se molesten en hacernos creer que la política y el poder benefician a los pueblos, no nos cuenten cuentos de justicia, no nos duerman con estadísticas vacías, nosotros solo sabemos una cosa: es obvio que mienten.

Un ejemplo