martes, 30 de diciembre de 2008

Para Reyes me pido...esperanza. ¡Concedido!

Estas épocas de fiestas varias, religiosas, paganas, inventadas, pero siempre aprovechadas con alegría para ver a la familia, a los amigos, al cordero, al whisky , nos traen un tiempo de esperanza. Mal que nos hace, lo que pasa en el mundo con sus guerras de siempre, con los castigos unilaterales a los pueblos, a los civiles, mal que nos pese, al llegar otro año, no podemos evitar, quizá no siempre concientes de ello, de tener esperanza; puede ser desmedida, solo correcta o pequeñita, pero esperanza al fin.
Este año, los Reyes Magos, nos traen –a Elena y a mí- una esperanza, desmedida y pequeña a la vez. Mi hijo Nahuel. El bebé está por aparecer en escena y dejará de alimentarse de mi mujer internamente, para pasar a alimentarse de mi mujer externamente, su nacimiento me trae un amor –que como decía mi amigo Mario- no sabía que existiera. Un amor tan fuerte que aunque lo vi borroso y digitalizado en un ecógrafo, me invade todo. Uno de los daños colaterales de estas obnubilaciones quizá sea que este escribiendo menos en el blog.
Porque no me sale mi normal mala hostia sobre el mundo, mi queja permanente ante el orden horrible que nos oprime, mi odio a miles y miles de cabrones que nos hacen la vida más difícil. No me sale esta catarsis, esta sublimación ante la impotencia de poder hacer poco, no me sale escribir de estas miserias humanas.
En estos días vivo en positivo y aunque entiendo y padezco las mierdas de este mundo no puedo más que mirar hacia delante y ver con ojos de amor como mi hijo me dedica su primera sonrisa. Quizá exactamente igual como le pasó a mi papá conmigo.
Este es el verdadero futuro, ni la hipoteca ni la jubilación ni siquiera el éxito laboral, el verdadero futuro de todo, son ellos, los que nacen y nacerán, los que vendrán sin quererlo a tratar de arreglar lo que los adultos estamos destrozando desde siempre. Y cuando ellos dejen de ser niños –como dejamos de serlo nosotros- también tendrán su futuro y sus esperanzas.
¡Bienvenido Nahuel! (y que sepas que el tren eléctrico que voy a regalarte es para que juguemos los dos).

¡Feliz 2009! Y que los Reyes les traigan algo de esperanza, mucho amor y un buen Rock’n Roll.

lunes, 29 de diciembre de 2008

En fiestas no se trabaja...

Dejo de lado un poco mi descanso mental para desearles a tod@s un excelente año nuevo, espero que sea mejor que este. Y como no podían faltar los de siempre, hago –o deseo, mejor dicho- una llamada a la paz en Medio Oriente. ¿Una llamada de paz? Que ya parezco un demagogo de la ONU!, lo que hace falta es que se le retire cualquier apoyo a Israel y se le realice un bloqueo similar al que ellos utilizan contra los palestinos. Porque si algo es verdad y que he aprendido con los años de semiolvidos de algunos ideales extremistas, reacomodamientos direccionales hacia el puto centro y desilusiones políticas varias, es que el pueblo no es el gobierno, aunque éstos lo hayan votado. Los palestinos no pueden sufrir lo que –supuestamente- se desencadenó contra Hamas. Ay! iluso de mí!, queriendo que los amiguitos de Israel los castiguen… y encima en fiestas! ¿A quien se le ocurre trabajar en estas épocas? Y menos por algo tan banal como la paz.
Sigo en Stand-by por un rato más.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Descanso creativo por algunos días

Sepan disculpar, pero por unos días mi cerebro -incluyendo ideas, pensamientos y opiniones- se irán de vacaciones, es solo un descanso creativo en una época de mucho trabajo. Normalmente no se avisa cuando alguien no actualiza, y solo lo hace cuando se las pira de vacaciones reales y físicas, lo mío es algo más común solo un paréntesis de vagancia aceptada, reconocida e institucionalizada. Un paroncito de nada. En algunos días vuelvo a despellejar al poder, contar las poquísimas noticias buenas que sobreviven como náufragas entre tanta contaminación pesimista, y a opinar de lo que quiera. No se olviden que todo lo que quiero, lo escribo. Mi gatita Perla ya sabe a que me refiero.

martes, 2 de diciembre de 2008

Los Simpsons y Apple

¿Qué más se puede decir de Los Simpsons?, me fascinan y cada día me gustan más, siempre tratando de desordenar esta forma de vivir que tenemos dictada por leyes de mercado, ordenada y falsa que nos empuja hacia el consumismo más salvaje. Inclusive hacia el merchandising de Los Simpsons. Nadie se salva.
En este vídeo se meten con Apple y todos sus aparatitos monos y carísimos.
Ojo! que soy usuario de Mac, así que también soy culpable de toda esta “mística” formada alrededor de una empresa como todas, bueno como todas no, realmente Apple le da significado a la palabra marketing. En eso es única.

Hoy es un martes como cualquier otro II.

Hoy es un martes como cualquier otro.
Comenzar el día con un buen café con leche y un beso de tu pareja, una caricia de tu mascota, salir y constatar que hoy hace menos frío (o menos calor), que hay sol (o sombra), que el conductor del autobús, por una mueca extraña del destino que no puedes comprender, te saluda amablemente, no te arrastran en el Metro y todos salen y entran por donde deben, en el trabajo hay churros para desayunar, por la tarde hay cervecitas con amigos. Te sentís optimista hacia el futuro aunque te das cuenta que el post pesimista es mucho más largo que éste.
Hoy es un martes como cualquier otro.

Hoy es un martes como cualquier otro

Hoy es un martes como cualquier otro.
Caen las bolsas mundiales, aumentan los desocupados en España (y en el mundo), India acusa a Pakistán, la ONU mira hacia otro lado, en el Congo siguen matándose por el control del Coltan, la ONU mira hacia otro lado, en Somalia siguen secuestrando barcos, siguen en manos de las FARC más de 2000 secuestrados, el ejercito colombiano continúa buscando campesinos para cobrar un plus salarial por guerrillero muerto, detienen a 40 pederastas, Chávez se quiere quedar hasta su beatificación, El 30 % de los enfermos de SIDA en los países desarrollados aún no lo sabe. Cuba se va moviendo poquito poquito, Obama arma gobierno y todos nos preguntamos cuanto nos durará la esperanza en él. Los pobres del mundo siguen sin poder comer todos los días, los ricos del mundo siguen (por el momento) sin poder cambiar el Jaguar.
Hoy es un martes como cualquier otro.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Es lunes...qué lo parió.

Lunes, bajón, cansancio, odisea hacia el viernes, pesimismo, lucha contra el capitalismo de la semana de trabajo, resignación, Capusotto, Los Che Guevara, me rió, y pienso que peor sería estar trabajando el primer día después de las vacaciones o el último día antes de que te den una patada a la calle. Me consuelo.