martes, 14 de abril de 2009

El ex obispo, el presidente y el hijo no reconocido.

Antes era obispo, renunció y es presidente de una república.
Antes de todo esto tuvo un hijo que acaba de reconocer.
¿Se puede fiar uno de alguien así?
Aunque parezca buen tipo ¿Es perdonable esta actitud?
Seguramente al resto de los mortales no haber reconocido un hijo hasta después de dos años nos convertiría en unos cabrones y en unos desalmados sin escrúpulos. Y con razón.
Si le sumamos que aparte, fuésemos presidentes de un país al que accedimos desde la izquierda proclamando a viva voz la finalización de los gobiernos corruptos, nos transformaríamos –como mínimo- en unos políticos mentirosos y sin ética.
También cabe resaltar que antes de dirigir el país, mandaba a una parte de la iglesia y con el cargo de obispo viene unidito el celibato. No para todos pero por lo menos para los católicos y la iglesia, es un pecador –y de los gordos-.
En definitiva, haciendo una libre asociación, totalmente personal e interesada, este comportamiento de Fernando Lugo le afecta a la izquierda y a los creyentes que lo votaron.
Una pequeñísima franja quizá se salve: los ateos de derecha. Que aunque sean pocos creo que existen.
¿Debería renunciar o solo con el perdón basta?.
Ya sabemos que a la gente importante parece que se les perdona todo, siempre apoyada esta afirmación en la hipocresía de que un gran bien tapa un pequeño mal o eso que se dice de que era un genio y se le perdona todo, y demás sandeces.
Pero gracias a la democracia –aunque imperfecta-, cada uno, tarde o temprano, últimamente más vale tarde, ya nos enteraremos si gana la honestidad con su respectivo castigo electoral o el arrepentimiento con su respectivo perdón.
Amen.

Saber más, pero quizá no mejor

8 comentarios:

Loli dijo...

Qué me causó verte en mi blog?
Una especie de vértigo de emoción y pese a que hallas entrado en un momento poco feliz del mismo, tu comentario enalteció mi página.
te sigo...
me seguís...
nos seguimos...
seguro vamos a encontrarnos...

Noa dijo...

Y yo me pregunto... Si no fuera por su actual cargo, ¿hubiera reconocido a ese niño???

Gustavo Rey dijo...

Quizá si pero hubiera sido repudiado inmediatamente.

negocios rentables dijo...

Lo de este tipo es terrible, aparte por lo que lei hacia muchisimo años que mantenian esta relacion, no puedo creer que aun haya gente que crea en la institucion falsa que es la iglesia y sus dirigentes.

crisis economica dijo...

yo no considero que un simple perdon basta para una situacion como esta, estamos hablando de la negacion de un hijo? creo que esto no deben perdonarselo, y aparte no me ofrece ningun tipo de credibilidad una persona asi

Jordi dijo...

Hay tantos obispillos con hijos desperdigados.....

Carilisve dijo...

Quizá lo peor, desde mi punto de vista, es que fue la madre la que tuvo que forzar la barrera y hacer público el tema, ni siquiera hubo el honor y la hombría para admitir, nada más y nada menos que un hijo...
eso para mi es MISERABLE

mariachis-mariachi juvenil dijo...

Hay personas que niegan sus hijos otras que hacen cosas peores políticos que roban otros muy seguramente medianamente honestos curas gueys el que este libre de pecado que tire la primera piedra.