jueves, 26 de noviembre de 2009

Yo mismo (relato rápido - ficción)

Y un día dejé de utilizar gafas o su versión más cómoda, las lentes de contacto. Decidí ver como mis ojos quisieran ver, como me habían tocado naturalmente vivir sus desgastes, sin artificios, solo abrir los ojos y ver lo que había.
No estoy ciego, quizá tenga algo como cuatro de miopía en cada ojo; para el que vea bien y no entienda de números de visión, explico: veo el autobús cuando se aproxima pero no puedo leer el número hasta que no esté casi encima. Solo veo un terrible animal mecánico que justo cuando viene a por mi, frena. Y allí mismo, en ese pequeño instante tengo que decidir si es el que me lleva a donde voy, o no.
Puedo ver de cerca, puedo leer y ver la comida que como sin necesidad de anteojos. Puedo ver la carita de mi hijo cuando lo acerco a mi para besarlo.
Pero de lejos todo es confuso, irreal y en cierta medida, mágico.
Tomé esta decisión ya cansado de la nitidez y de los detalles de las cosas. Desde mi segundo piso interior, cuando fumaba un cigarrillo en el balcón, solo veía paredes sucias, descorchadas y rotas, esqueletos de antenas en desuso y chimeneas monumentales inútiles. Un conjunto de formas grises que solo aportaban fealdad a mi momento de relax.
Ese momento fue el que me hizo cambiar.
Ahora, entre el humo del cigarro, entre la nebulosa blanquecina y el amorfismo de los elementos, veo desde mi ventana formas sinuosas y redondeadas, las entrañas sin pintura de las paredes ya no son una desprolijidad, ahora se asemejan a algún cuadro de, por ejemplo, Miró. Los aviones del cielo dejaron de ser máquinas para transformarse en alguna clase de pájaro de día o en una débil luciérnaga de noche.
Los patios interiores junto a su ropa colgada, me muestran un paisaje extraño, anodino, indescifrable, donde las prendas se asemejan a gente bailando por el viento.
La vida es mejor así. Sin cosas claras. Lo malo se define bien, se ve bien, en cambio puedo seguir sintiendo lo bueno, olerlo, oírlo, saborearlo, tocarlo incluso, percibirlo de una forma vaga pero segura. Nada tiene que ver la seguridad con no ver los detalles.
Con los años aprendí que los detalles no son importantes sino la esencia es lo que nos lleva a comprender las cosas, la materia primaria, el corazón.
Ya no me importa ver quién lleva la pelota durante un partido de fútbol, ya no. Me conformo con sentir el calor de los espectadores y sus emociones.
Ya no necesito ver a un amigo acercarse a cien metros, me alcanza con encontrármelo casi chocándolo, transformando una encuentro pactado en una pequeña sorpresa.
Ya no quiero ver los escaparates de las tiendas al otro lado de la calle, con las cosas que están de mi lado, ya me alcanza.
Me gusta la sensación incómoda de no saber a ciencia cierta que tengo a unos pasos de mi, prefiero imaginármelo y soñar con formas que realmente no existen.
Siento que entre toda esa bruma yo vuelo, floto, me deslizo por las calles.
En esa bruma, el único que sobresale, soy yo mismo

20 comentarios:

Keko dijo...

El final es buenisismo!!!! Cuando el siguiente?????

Rapote dijo...

Excelente. A veces hago lo mismo. Pero para ver esta pantalla de la compu y para manejar no me queda otro remedio que ponerme los malditos anteojos y ver todo distinto a como yo lo veo.

Saludos,
;) Rapote

Hera dijo...

Cuánto comprendo la experiencia que supone, aunque nunca le había visto el lado positivo. Tendré que probarlo.

Un saludo,
Hera

Lo mejor de mi dijo...

Buenìsimo!
Saludos!

Fulltilt dijo...

que bueno. Lo de las gafas me hizo pensar en las historias de Palomar, de Italo Calvino....

SEO London dijo...

Me habria encantado leer tu escrito antes de operarme los ojos con laser, ahora que veo bien sin necesidad de gafas he llegado a comprender que las enfermedades de los ojos son como el retrato de Doarian Gray, no vemos lo que no queremos ver.

All inclusive cruises dijo...

Con mis 5.25 de miopía nunca se me ha ocurrido experimentar semejante sensación por más de 30 minutos... si algún día lo intento, puedes estar seguro que será dentro de mi casa.

noni dijo...

Me encantó tu relato,buenisimo.hace mucho no entraba por acá,saludos !!

que esta pasando dijo...

Qué hermoso relato! Curiosamente a mi me ha sucedido todo lo contrario.Como si de dos mundos opuestos se tratara, el tuyo y el mio, yo no veo nada de cerca. De lejos mi vista es buena, pero me encanta tu visión borrosa. aquella que difumina lo que no se quiere ver, lo que no se debe mirar. Y no es por meter la cabeza debajo del ala, sino por portegernos de ciertas cosas que hieren la sensibilidad de cualquier persona de bien. A mi me encantaría vivir en tu cuadro de Miró, en el que la crueldad del mundo suaviza sus lineas, atenúa tu dolor, exalta tu imaginación y te individualiza en el centro de una visión poetico-artística de esta absurda y macabra realidad. aunque pensandolo bien, sería posible simplemente desenfocar la mirada...

Chanzée dijo...

Me ha gustado mucho el texto! Lástima que yo bastante más miope que tu no podría hacerlo. Si mi vida dependiera de lo que veo a ojos desnudos a lo mejor me atropellaban T_T

Ja,ja pues nada, me gusta haberte descubierto.
Un saludo!

promocionar web dijo...

Muy interesante jamas se me habria ocurrido.

empresa diseño web dijo...

Muy interesante el relato

publicidad en internet dijo...

No se yo cuanto de bueno puede ser eso para la vista.De todas formas gracias por la idea

indemnizaciones por accidente dijo...

Gracias a dios yo tengo una visión buena y aun no he necesitado de anteojos pero me imagino lo que debe ser tener que depender de ellos para todo!! ¿te has operado??

Cristina Curbelo dijo...

Qué relato maravilloso....he usado lentes toda mi vida y nunca se me ocurrió algo como eso...Gustavo, un GENIO!!!!!!!

sexshop dijo...

jejejeje yo ahora me tengo que poner gafas porque la verdad que no veo nada, esta chido tu relato.

florida gator forum dijo...

A Florida Gator sports blog that covers every game, roster, exclusive
player interviews, and much more. It is your source for Florida Gator
news. Come check out the forum and discuss Heisman trophy winner Tim
Tebow and the rest of the Gators.

Arty Alvarado dijo...

Es un excelente relato, me encantó el final sobre todo http://goo.gl/fb/JjYKO

Cotizar seguro de vida dijo...

Excelente!! Yo no veo nada y voy por la vida sin lentes... más de una vez me he tomado el colectivo equivocado jeje

mariachis-mariachi juvenil dijo...

Aveces vemos 20 20 tan bien que no vemos nada ni siquiera el numero del colectivo que estamos esperando buen relato.